Viajestic » Escapadas

Las Rutas de las Villas

La Ruta del Infierno y la de la Corte Celestial en Benicàssim

Benicàssim es una localidad castellonense la mar de popular gracias al famoso festival que lleva su nombre y por ser un codiciado pueblo de veraneo junto al Mediterráneo pero ¿sabías que también puedes visitar Benicàssim para hacer turismo arquitectónico? Te lo contamos.

Ruta de las Villas, Benicássim

Imagen cortesía de Turismo de Benicàssim Ruta de las Villas, Benicássim

Publicidad

El litoral de Benicàssim es una joya de nuestras costas y así lo reconocieron diferentes familias 'de posibles' a finales del S.XIX y principios del S.XX; fue entonces cuando esas familias se construyeron encantadoras villas en esta costa para disfrutar del verano mediterraneo; se trata de villas e incluso palacetes, algunos ya con protección intregral como edificios históricos, que puedes visitar en un par de itinerarios diferentes.

Villa Victoria
Villa Victoria | Imagen cortesía de Turismo de Benicàssim

Las Rutas de las Villas son dos porque una es suficiente para descubrir las más de 50 villas históricas que conforman el llamado Biarritz Valenciano; las rutas no se trazan de forma casual sino por la corriente artística de cada una de las villas y sobre todo por el caracter de sus primeros propietarios; la denominación de ambas rutas nos da una pista de lo que vamos a ver: la Ruta del Infierno y la Ruta de la Corte Celestial.

Jardín V Elisa
Jardín V Elisa | Imagen cortesía de Turismo de Benicàssim

En la Ruta del Infierno están las villas más famosas de Benicàssim por las fiestas que en ellas se celebraban mientras que en la Ruta de la Corte Celestial encontraremos aquellas que eran más bien casas de descanso y remansos de paz para sus propietarios. Entre las villas de una y otra ruta están los jardines de Comín que, siguiendo la metáfora con la que se nombra a las rutas, son conocidos como El Limbo.

Villa María
Villa María | Imagen cortesía de Turismo de Benicássim

Puedes visitar estas villas en cualquier época del año pero nuestra recomendación es que lo hagas en este final del invierno o incluso en primavera porque, además de que lo disfrutarás especialmente por la calidez del clima sin pasar un calor de justicia, te ahorrarás las aglomeraciones que se producen en verano por la importante afluencia de turistas en la zona.

Torre Voramar
Torre Voramar | Imagen cortesía de Turismo de Benicàssim

Por más que recorras ambas rutas incluso varias veces, será difícil que te de tiempo a descubrir las 51 villas así que vamos a ayudarte un poco más y te indicamos cuales son las tres que no te puedes perder: Villa Pons y el emblemático hotel Voramar porque allí se alojaron personajes tan célebres como Ernest Hemingway o Alejo Carpentier; Villa Amparo porque es una de las más antiguas (data de 1880) y Villa del Mar por su estilo medieval; Villa María y Villa Victoria son también dos de las villas más bellas y glamourosas.

Publicidad