Viajestic » Escapadas

Verano en Castilla

El road trip castellano, las paradas indispensables

Este verano la opción elegida por muchos para las vacaciones es el turismo nacional, y qué mejor forma para conocer parte de nuestro país en profundidad que con un road trip por Castilla y León. Una oportunidad exquisita para saborear su gastronomía, admirar su patrimonio y dejarnos embaucar por su naturaleza.

Tordesillas

Imagen de LBM1948 en Wikipedia, licencia: Creative Commons Atribución-CompartirIgual 4.0 Internacional Tordesillas

Publicidad

Nuestro punto de partida será la provincia de Palencia. Aquí visitaremos Frómista, localidad española en la que encontraremos la Iglesia de San Martín de Tours que data del siglo XI, y es uno de los templos románicos más completos de toda Europa. También podemos destacar la Iglesia de Santa María del Castillo, de estilo gótico-renacentista; la ermita del Otero; la venta de Boffard; y por supuesto, el Canal de Castilla y sus esclusas, pues es uno de los puntos más importante del mismo.

Iglesia de San Martín de Tours | Imagen de PMRMaeyaert en Wikipedia, licencia: CC BY-SA 3.0 es

La siguiente parada en Palencia será en Dueñas, una preciosa ciudad medieval. Aquí durmió Napoleón en su viaje hasta llegar a Madrid. En esta localidad está el Monasterio de San Isidro de Dueñas, La Trapa, un antiguo convento benedictino. También encontraremos numerosas cuevas y bodegas, la ermita del cristo que fue una antigua sinagoga y la continuación del Canal de Castilla, entre muchas otras cosas.

Convento de San Agustín | Imagen de Eleldanense en Wikipedia, licencia: CC BY-SA 3.0

En la provincia de Valladolid, merecerá mucho la pena parar en Peñafiel, tierra de bodegas y de buen vino, la ciudad está presidida por un imponente castillo reconvertido en Museo del Vino. La Plaza del Coso de Peñafiel nos dejará asombrados, al igual que la Iglesia del Infante don Juan Manuel.

Plaza del Coso, Peñafiel | Imagen de Barcex en Wikipedia, licencia: Creative Commons Genérica de Atribución/Compartir-Igual 3.0

Otro de los pueblos en los que tendremos que dejar aparcado el coche es Tordesillas, municipio en el que se firmó el tratado que lleva su nombre y por el cual España y Portugal se repartían la aventura de la exploración del Atlántico. Se halla el convento en el que encerraron a la reina Juana de Castilla, la Casa del Tratado, y el río Duero rodea parte de la ciudad.

Tordesillas | Imagen de Pincesaraja en Wikipedia, licencia: CC BY-SA 4.0

Continuando por Zamora veremos Toro, pueblo que cuenta con numerosas bodegas y denominación de origen. El río Duero nos sigue acompañando en este viaje, así como la buena gastronomía. Es la oportunidad ideal para realizar enoturismo y conocer algunas de las bodegas que encontremos a nuestro paso.

En la propia ciudad de Zamora no dejará con la boca abierta el Puente de Piedra. Está, casi en su totalidad, rodeada por el ya mencionado río Duero. Por aquí pasa la famosa Ruta de la Plata, y se encuentra el Museo Etnográfico de Castilla y León. No podemos abandonar Zamora sin visitar el Castillo de la ciudad, pues es un Bien de Interés Cultural, así como la Catedral.

Catedral de Zamora | Imagen de Fotografíamartincaballero en Wikipedia, licencia: Creative Commons Genérica de Atribución/Compartir-Igual 3.0

Si seguimos un poco más en dirección oeste llegaremos a Fermoselle, municipio muy cerca de la frontera con Portugal. Podemos visitar el impresionante Parque Natural de los Arribes del Duero.

Pozo de los Humos | Imagen de Xena2011 en Wikipedia, licencia: Creative Commons Genérica de Atribución/Compartir-Igual 3.0

La última provincia por la que pasaremos en este viaje por carretera castellano es Salamanca, donde continuaremos disfrutando de la imponente naturaleza de los Arribes del Duero. Dentro del Parque Natural será muy tentador subir al Mirador del Fraile, acercarnos al Pozo de los humos, etc.

Ciudad Rodrigo | Imagen de Chemasanco en Wikipedia, licencia: CC BY 2.0

El colofón a este viaje de asfalto será Ciudad Rodrigo, una urbe medieval en la que deberemos visitar el Palacio de los Águila, la Catedral y la Capilla Cerralbo.

Publicidad