ASTURIAS

ASTURIAS

Ribadesella se prepara para el descenso

El próximo sábado 8 de agosto, las aguas del río Sella se llenarán de cientos de piragüistas dispuestos a descender hasta la bonita localidad asturiana. Un fin de semana de fiesta y diversión fluvial que atrae a cada vez más personas hasta este rincón del norte.

La cita es ineludible y está marcada a fuego en el calendario. El primer sábado de agosto posterior al día 2 de dicho mes, todos los amantes de la piragua tienen una cita entre Arriondas y Ribadesella, dos municipios asturianos que coprotagonizan el descenso fluvial más famoso de nuestro país: el del río Sella. La prueba, declarada Fiesta de Interés Turístico Internacional, atrae a cada vez más personas, que participan desde el día anterior de dos jornadas de fiesta, diversión y mucho encanto.

Hoy participan miles de federados, pero el origen del descenso es más discreto. Se remonta al año 1929, cuando Dionisio de la Huerta, con una piragua de lona y en compañía de un amigo, bajó por el río Piloña (un afluente del Sella). Al año siguiente, con un amigo más, bajaron los tres por el Sella desde Arriondas a Ribadesella. Y lo mismo al siguiente, esta vez con muchos más amigos de público, curiosos por ver quién llegaba primero a Ribadesella. Para Dionisio, quién ganara era lo de menos, una filosofía que se ha mantenido tal cual, pues aquí lo importante es el contacto con la naturaleza y divertise.

El propio día del descenso, el pistoletazo de salida de la tradición no se marca en el río, sino en la estación de tren. FEVE establece en la jornada del Descenso del Sella el llamado Tren Fluvial, un servicio que, partiendo de Arriondas, realiza un recorrido paralelo al río por donde transcurre la carrera con paradas en distintos puntos para poderse bajar a mirar de cerca la carrera. La llegada de la locomotora a la población es la señal que acompaña el arranque de un particular desfile con vehículos engalanados y grupos de baile, que se dirigen a la zona de salida, donde se canta el himno asturiano.

Las charangas, los grupos de gaiteros, los perennes gigantes y cabezudos, los tritones de Piloña... todos a una animan las calles de Arriondas. Es imposible no tener ganas de fiesta con tanto ambiente, incluso si se están preparando los aparejos para el descenso (recuerda que es necesario estar federado y contar con los permisos necesarios, además de que es una prueba organizada por la Federación de Piragüismo). Con la sidra sin parar de correr, es el público, lógicamente, el que más alegría demuestra ya a esas horas de la mañana.

La salida de las piraguas está prevista a mediodía y se espera que, como es habitual, una hora después comiencen a llegar a Ribadesella, donde se entregarán los premios a media tarde. Al igual que en la noche anterior, los bares de la zona han instalado barras en las calles para que sean estas el marco donde disfrutar de una nueva jornada de fiesta y diversión.

Hay previstos descensos alternativos, fuera de competición, que realizan el mismo recorrido pero media hora y una hora más tarde que la carrera oficial. Del mismo modo, se organizan para personas con movilidad reducida, así como para familias que quieran descender tranquilamente, disfrutando con calma del paisaje. Más tarde o más temprano, a todos les espera la fiesta de Ribadesella, en las calles y en la playa.

Más información:
Descenso del Sella
Turismo de Asturias
Turismo de Ribadesella
Renfe

Sergio Cabrera | Madrid
| 14/07/2015

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.