Viajestic » Escapadas

Extremadura

Real Monasterio de Guadalupe, Cáceres: 5 curiosidades que probablemente desconocías

El Real Monasterio de Guadalupe es una de las grandes joyas de España. Sabemos su historia pero ¿sabías estas curiosidades? Estamos seguros de que te sorprenderán.

Real Monasterio de Guadalupe

Imagen de GFreihatter en Wikipedia, licencia: CC BY-SA 3.0 Real Monasterio de Guadalupe

Publicidad

El Real Monasterio de Guadalupe, ubicado en la provincia de Cáceres, es uno de los monumentos con más historia y más bonitos que tenemos en nuestro país. Si has peregrinado hasta allí o, simplemente, has querido visitarlo como turista, estarás de acuerdo en algo: Te invade, al instante, una gran emoción.

Por ese mismo motivo, y por otros tantos, el Real Monasterio de Guadalupe llegó a ser declarado como Patrimonio de la Humanidad. Eso sí, lo que pocos saben es que la construcción de este religioso lugar vino dado por la pérdida ¿de una vaca? ¡Lo que lees! Gil Cordero, según Fray Diego de Écija, perdió una vaca y estuvo durante días buscándola.

Finalmente, la encontró muerta por lo que, en el mismo momento en que estaba haciéndole una cruz en el pecho para después despellejarla, se le apareció nada más y nada menos que Santa María de Guadalupe. Ella misma le ordenó que excavara hasta llegar a su imagen y, después, erigiría una ermita. Una historia muy especial pero ¿sabías que existen muchas más curiosidades al respecto?

Real Monasterio de Guadalupe | Imagen de José Luis Filpo Cabana en Wikipedia, licencia: CC BY-SA 4.0

Fue una ermita ¿pero cómo pasó a Real Monasterio?

Tras lo ocurrido con Gil Cordero, se decidió construir una pequeña ermita. De esto, en el siglo XIV se pasó a una iglesia pequeña. Es entonces cuando, en 1330, el rey Alfonso XI convirtió este lugar en un espectacular templo digno de peregrinación. Es más, quiso añadir una serie de hospitales para todos aquellos peregrinos que se acercaran al lugar.

Grandes referentes en la historia pasaron por el Real Monasterio de Guadalupe

Alfonso XI, a modo de agradecimiento a la Virgen tras la victoria cosechada en la conocida Batalla del Salado, quiso regalarle muchos trofeos. Cristóbal Colón, por su parte, fue recibido por los mismísimos Reyes Católicos en este lugar de Guadalupe, entre los años 1486 y 1489. De hecho, logra esa financiación para el viaje en barco, por lo que no duda en encomendarse a la Virgen de Guadalupe para poder encontrar ese nuevo camino a las Indias. De ahí que, tras el primer viaje de 1493, regresó para agradecerle, personalmente, todo.

Otro de los visitantes fue Hernán Cortés. Se pasó por el Real Monasterio de Guadalupe en el año 1528. Lo hizo para dar las gracias a la Virgen por haberle salvado de una compleja picadura de un alacrán que, prácticamente, casi acaba con su vida. Los Reyes Católicos descansan en la catedral de Granada pero, tan importante fue este lugar para ellos, que la reina Isabel I de Castilla ordenó que su descanso debía ser custodiado por los monjes de este Real Monasterio.

La Virgen de Guadalupe, reina de la Hispanidad

Y sí, este hecho tiene que ver con el 12 de octubre. Cristóbal Colón llegó a Las Indias ese mismo día, del año 1492. De ahí que el rey Alfonso XIII tomara la decisión de coronar, también un 12 de octubre pero de 1928 a Nuestra Señora de Guadalupe como absoluta reina y patrona de la Hispanidad.

Real Monasterio de Guadalupe | Imagen de Aeronavegante en Wikipedia, licencia: CC BY-SA 3.0

¿Qué tiene que ver Miguel de Cervantes y unos grilletes con Guadalupe?

Todo tiene un sentido. El Real Monasterio de Guadalupe contaba con un espectacular espacio reservado únicamente para unos grilletes que mostraban liberación. Tenemos que viajar hasta 1580, cuando Miguel de Cervantes decidió visitar el Real Monasterio con el fin de ofrecer a la Virgen de Guadalupe esas cadenas como muestra del cautiverio que padeció en la cárcel de Argel.

Muchos son los caminos que llevan a Guadalupe

Sí, como ocurre con Roma. En total, hay unos 13 caminos de peregrinación cuyo destino está en este templo mudéjar. Estos son el Camino Real de Guadalupe, Ramal de Aranjuez, el Camino de los Montes de Toledo, el de Cabañeros, el de Levante, el de los Mineros, el Mozárabe, el Romano, el Visigodo, el de los Descubridores, el de los Jerónimos, el de la Jara y, por último, el de Monfragüe. Muchas opciones entre las cuales podrás encontrar el camino perfecto para ti.

Publicidad