Segovia es una de las ciudades más turísticas de España. Con su popular e impresionante acueducto, una Catedral apodada como la Dama de las catedrales y un Alcázar que podría haber inspirado al mismísimo Walt Disney, son muchos los puntos turísticos que pueden visitarse en este destino de Castilla y León. Y esta razón ya es una buena razón para visitar la capital de provincia para despedir el verano, pero hay más.

Alcázar de Segovia | Wikipedia (Ángel Sanz de Andrés)

1. El buen tiempo: en Segovia hace buena temperatura hasta mediados de otoño, y aunque es cierto que por las noches empieza a refrescar, ese aire renovador viene muy bien después de un verano caluroso. Podremos pasear por la ciudad con tranquilidad y el sol sobre nuestras cabezas, y necesitaremos una ansiada chaqueta para las noches bajo las estrellas.

2. Los paseos: Segovia es una ciudad para pasearla. Como decimos, son muchos los puntos turísticos que merecen la pena visitar a quien le interese la historia o el arte, pero sobre todo se disfrutará paseando. Y como hace buen tiempo, esos paseos serán de lo más agradables y querremos hacerlos eternos.

Acueducto de Segovia | Wikipedia (Zarateman)

3. Contacto con la naturaleza: la propia ciudad cuenta con un paseo precioso a los pies del Real Alcázar y a orillas del río Clamores. La Alameda de la Fuencisla y los caminos que se extienden en torno a ella merecen mucho la pena. Además, cerca de Segovia se encuentran otros parajes naturales maravillosos, como el Palacio Real de Riofrío o la Boca del Asno, en Valsaín.

4. El ambiente nocturno: nunca va a faltar, y hasta mediados de septiembre encontraremos además verbenas en diferentes pueblos de la provincia, que en sus noches de fiesta local se visten de gala y siempre están dispuestos a recibir personas de otros lugares con las que pasarlo bien.

Segovia | Wikipedia (Rafa Esteve)