La Costa Cálida no se llama así por casualidad. Esta zona del Mediterráneo, coincidente con la provincia de Murcia, tiene las aguas más calientes de todo el Mare Nostrum. De hecho, la media asciende 5 ºC con respecto a las playas de las costas colindantes, así como Baleares. Desde El Mojón, en el norte, junto a la provincia de Alicante, hasta las Cuatro Calas, en el término municipal de Ýguilas, en el sur, son aproximadamente 250 kilómetros de costas en las que podemos encontrar un mar prácticamente limpio y en calma, perfecto para el baño y tomar el sol gracias al buen tiempo que reina prácticamente los doce meses del año. Pero también es un buen destino para deportes náuticos como la vela, el esquí acuático o el remo. Aunque normalmente asociamos Murcia y playas con La Manga del Mar Menor, no es sólo un paisaje de edificios turísticos lo que se encuentra en esta provincia. En pocos kilómetros podemos pasar de un territorio muy poblado a acantilados, calas diminutas, arenales sin fin y ensenadas protegidas. Ejemplo de ello es el Parque de Calblanque, con playas vírgenes. Acercarse hasta la Costa Cálida, un destino que se puede disfrutar en familia o con amigos, es llevarse más de una sorpresa entre lo que se espera y lo mucho que la realidad supera las expectativas.