Viajestic » Escapadas

UNA REGIÓN CON MUCHO ENCANTO

7 planes en 7 lugares para enamorarse de La Rioja

El 9 de junio se celebra el Día de La Rioja y nos parece un momento ideal para recorrerla de oeste a este para descubrir siete rincones que bien merecen una escapada en una jornada de fiesta... ¡o durante toda una temporada! Imposible no caer rendidos ante sus encantos.

Bodegas Rioja Alavesa

Imagen cortesía de Ruta del Vino Rioja Alavesa Bodegas Rioja Alavesa

Publicidad

La Rioja es una de las comunidades autónomas más pequeñas de España (de hecho, solo Baleares es más pequeña), pero en sus poco más de 5.000 kilómetros cuadrados de superficie hay espacio de sobra para encontrar todo tipo de maravillas de las que enamorarse. No faltan razones para querer ir hasta esta región vertebrada por el Ebro, bien cerca del río o en las montañas, donde gastronomía, arte, naturaleza e historia se funden. Por ejemplo, poder descubrir estos siete rincones a través de otros tantos planes perfectos:

1. Tras las huellas de los dinosaurios en Enciso. El Barranco Perdido es todo un lujo para amantes de los dinosaurios. Se trata de un parque de paleoaventura en plena Reserva de la Biosfera, una zona donde se han encontrado tres mil huellas de dinosaurios y que ofrece todo tipo de diversión en torno a esta área, gracias a piscinas, géiseres, circuitos de aventura, rocódromo, toboganes, museo cretácico en 3D y muchas más instalaciones y actividades.

Parque El Barranco perdido (Enciso)
Parque El Barranco Perdido (Enciso) | Turismo de La Rioja

2. Visita al origen 'ermitaño' del castellano en Suso. Los Monasterios de Yuso y Suso son Patrimonio de la Humanidad y están situados en el pueblo de San Millán de la Cogolla, en las estribaciones de la Sierra de la Demanda y bajo la cumbre del monte San Lorenzo, el más alto de La Rioja ( 2.262 metros). El de Suso surge en cuevas de eremitas y es el marco en el que surge nuestro idioma. Ambos son visitables y con guías que cuentan cada detalle histórico, a cuál más interesante.

Calle Laurel
Calle Laurel | Onda cero La Rioja

3. De tapeo en la calle Laurel (Logroño). Zona de chiquiteo y gastronomía, es todo un museo al aire libre de lo que es el buen comer a base de pinchos. Y es que de estas delicias a bocados tienen mucho que decir en La Rioja, tanto en esta arteria de Logroño como en el resto de pueblos de la región, pues en todos hay auténtica artesanía hecho tapa. En la Laurel hay hasta guía de pinchos y platos, e incluso ofertas por apenas 2 euros que incluyen vino y tapa. ¡Mucho cuidado con la distancia de seguridad!

4. Senderismo por el valle del Iregua. Es una de las rutas en plena natualeza que se han habilitado en la región con todo tipo de indicaciones para no perderse. Con un desnivel acumulado de 778 metros, apenas hacen falta dos horas y media para recorrer los 23,5 km. de travesía por uno de los valles más verdes y bonitos de La Rioja. Sale de Villanueva y se introduce en el valle tras pasar por la Ermita de Santa Lucia.

Valle del Iregua (La Rioja)
Valle del Iregua (La Rioja) | Turismo de La Rioja

5. Ascenso al castillo roquero de Arnedo. En La Rioja son varias las localidades que tienen un ‘castillo roquero’, es decir, en lo alto de una gran roca. Uno de ellos es el de Autol, inaccesible actualmente. Otro, el de Arnedo, que domina la ciudad y el río Cidacos. Fue el más importante de la región durante la Edad Media y pasó varias veces de musulmanes a cristianos y viceversa. Está en ruinas y las vistas desde la montaña son impresionantes.

6. Dormir en un convento agustino de Haro. Aunque no será en un convento en activo, sino en el antiguo que se alzó en 1373, cuando Don Diego López de Haro consiguió licencia para fundarlo. Desde entonces, además de su labor monacal, ha sido guarnición militar, hospital, cárcel (conserva las inscripciones realizadas por los presos en las columnas del claustro), colegio y, ahora, hotel de lujo.

Queso de Cameros
Queso de Cameros, producto de La Rioja | Los Cameros

7. Descubre el origen y elaboración del queso de Cameros. No solo del vino de Rioja puede presumir la región. El queso es otro de sus puntales, concretamente el de Cameros, con Denominación de Origen Protegida y que tiene más de 700 años de historia ya en La Rioja. Hay quesería que se pueden visitar y toda la familia (grupos hasta 12 personas) puede conocer los secretos de su elaboración.

Más información:

Turismo de La Rioja

Publicidad