La oferta gastronómica de la isla de Tenerife se ha convertido en una de las más dinámicas de nuestro país. Además de los platos tradicionales, ha sabido integrar los gustos internacionales para crear una cocina creativa y original, en la que participan nuevos sabores, pero también los de siempre. Al mismo tiempo, mejoran sus viñedos para elaborar vinos de calidad. El resultado, un rincón paradisíaco también en lo que respecta a la buena mesa.

Te proponemos diez planes para poder descubrir Tenerife desde diferentes puntos de vista gastronómico. Tan solo elige qué perfil es el tuyo y prepárate para una experiencia gourmet inolvidable.

1. Un menú para sibaritas. Tenerife es la única isla canaria con estrellas Michelin. El último restaurante en sumarse al listado ha sido El Rincón de Juan Carlos, que ha conseguido su primera estrella en la edición 2016. Acompaña a Kazán, referente de la cocina Nikkei en la isla; M.B. y Kabuki.

2. Con toques volcánicos. Los productos de la tierra son los protagonistas en los restaurantes de Garachico o Santiago del Teide. Allí podrás probar la llamada cocina volcánica y descubrir la historia de sus volcanes, marcada por la erupción del Arenas Negras en el año 1706 o la del Chinyero, en 1909.

3. Con sabor marinero. Taganana, Bajamar, Punta del Hidalgo... son muchos los pueblos en los que poder comer el mejor pescado fresco, incluso junto a la orilla del mar. Los locales no perdonan un plato de sama, cherne, vieja, atún, sardina, mero… cocinados en recetas tradicionales.

4. Cena con algo más. ¿Qué tal una cena típica canaria en el Parque Nacional del Teide acompañada, por ejemplo, de una sesión de observación de estrellas en el Teleférico o el Parador de Las Cañadas del Teide? Solo tienes que reservar mesa, pues son dos planes a tu alcance.

5. Un menú 100 % tinerfeño. Cocina casera tradicional y vino de cosecha propia elaborado en una bodega familiar es lo que ofrecen en un guachinche, una experiencia culinaria auténtica y local en el norte de la isla. Normalmente suelen ofrecer garbanzas, queso blanco, papas con carne, conejo en salmorejo...

6. Para los golosos. En toque dulce lo aporta la miel, que en la isla tiene Denominación de Origen Protegida. Existen algunas variedades únicas en el mundo, ya que se elaboran con especies endémicas tanto de abejas como de flores. Una de las más singulares es la miel de retama del Teide, que se extrae a 1.500 metros de altura.

7. Artesanía en la mesa. La isla tiene numerosos restaurantes que reivindican las tradiciones agrícolas; además de haber muchas ferias y mercadillos gastronómicos. Allí encontrarás todo tipo de productos regionales de primera calidad, como por ejemplo la castaña, la manzana reineta, el gofio, la papa...

8. Para los amantes del buen vino. Para vivir una auténtica experiencia enológica, lo mejor es iniciarse en la Casa del Vino, donde se puede hacer un recorrido por la historia vitivinícola de Tenerife. También es posible visitar y catar en las bodegas que hay por toda la isla.

Más información:
Turismo de Tenerife