Viajestic » Escapadas

DESCUBRE ORDESA

Un paseo por el Parque Nacional de Ordesa

El Parque Nacional de Ordesa es el centro de los Pirineos de Aragón. ¿Nos acompañas a recorrerlo?

Un paseo por el Parque Nacional de Ordesa

Pixabay Un paseo por el Parque Nacional de Ordesa

Publicidad

Para visitar el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, debemos viajar a Aragón. A los Pirineos, para ser exactos. Pero si nos acompañas en las siguientes líneas podremos recorrerlo de manera virtual.

Así, nos trasladamos hasta el valle de Ordesa, donde se encuentran los principales atractivos del parque. Allí, caminando por sus senderos, podremos adentrarnos en la naturaleza y simplemente disfrutar del lugar.

Pero en el Parque Nacional de Ordesa se pueden hacer otras cosas. Como hacer una excursión al Tozar del Mallo o a la Cascada del Estrecho. Quizá, te parece mejor opción visitar las Gradas de Soaso o el Bosque de las Hayas. Y es que las posibilidades son muchas, aunque quizá la más escogida por los visitantes de alrededor del mundo que se adentran en el Parque es la excursión a la cascada Cola de Caballo.

¿Por qué? Porque el lugar es bonito, tanto el trayecto en sí como el destino final. Pero además se hace de forma fácil, algo que la convierte en idónea para todo el mundo: mayores, niños, deportistas o personas que no suelen practicar deporte.

Ordesa
Ordesa | Pixabay

Pero además de flora y agua, en el Parque Nacional de Ordesa hay una ampla variedad de fauna. Así, puede que durante el paseo nos encontremos con algún buitre, águilas o marmotas, por ejemplo, pues todos ellos y otras muchas especies conviven en el lugar.

Y en los alrededores, también encontraremos bonitos pueblos típicos de montaña. Para que el día que pasemos en el Parque sea todavía más completo.

Sobre cuándo se debe hacer la excursión, si se hace de forma presencial y no virtual como en este artículo, se han de tener en cuenta varias cosas. En otoño es, quizá, cuando todo está más bonito. Y es que como en cualquier montaña o bosque, son los colores marrones o anaranjados los que tiñen las copas de los árboles o los caminos si las hojas caen al suelo. Y el invierno queda descartado a no ser que seas un deportista preparado y acostumbrado a la nieve.

Publicidad