En la cuenca alta del río Saja se conservan algunos de los mejores bosques caducifolios atlánticos de la Cordillera. Robles, hayas, abedules, serbales y acebos unidos y protegidos bajo lo que hoy conocemos como el Parque Natural Saja Besaya, uno de los enclaves más desconocidos por los amantes de la naturaleza. Un paraje bellísimo en la Cordillera Cantábrica de alto valor ecológico, que nos muestra todo su esplendor nada más pasar el pueblo de Saja, donde se encuentra el Centro de Interpretación del parque. Un lujo para los sentidos que comienza al subir las cuestas del puerto de Palombera. Llegar es muy fácil, por la autopista del Cantábrico hasta Cabezón de la Sal, donde nace la carretera que remonta el río Saja. Este increíble espacio natural situado en la zona central de Cantabria, auna las cabeceras del río Saja y sus afluentes, y otros valles de la cuenca del Besaya, en total 245 kilómetros cuadrados para disfrutar en familia, o con amigos, de hermosos rincones y bosques, especialmente excepcionales en otoño, y vistas panorámicas que quitan el sentido. Un mundo lleno de colores y aromas de tierra húmeda, en algunos de los mejores bosques de la región. Y no solo exuberante vegetación, también encontraremos fauna autóctona que incluye entre otros, ciervos, corzos, jabalíes, lobos, rebecos, rapaces, urogallos e incluso algún oso. El Parque Natural Saja-Besaya es una zona ideal para realizar excursiones y travesías de media montaña, y cuenta con tres zonas de acampada autorizada. Dentro del Parque podemos visitar el conjunto histórico-artístico de Bárcena Mayor, una de las mejores representaciones de arquitectura popular montañesa. Este pueblo es hoy un importante enclave turístico, y algunas de las antiguas casonas se han convertido en albergues rurales. Es un magnífico lugar si decides explorar el parque natural. Y cascadas, entre los bosques a un lado de la carretera el Pozo del Amo, donde el río Saja cae de forma violenta ofreciendo un espectáculo natural de agua que se despeña a borbotones. Preciosas también las que se forman en la Poza de la Arbencia, en la sierra de Bárcena Mayor. En el parque hay pistas y senderos señalizados para quienes quieran disfrutar de la naturaleza, pero si prefieres hacer el recorrido en coche, hay una carretera que pasa por el corazón del parque atravesando el valle del Saja y subiendo por el puerto de Palombera, en cuya cima podemos asomarnos por el Mirador del Corzo, la vista merece la pena. El Parque Natural de Saja-Besaya se encuentra muy cerca de lugares emblemáticos como Santillana del Mar, Comillas o San Vicente de la Barquera. Playas cercanas y bosques mágicos unidos en un solo paisaje, en el norte de España, es el refugio para redescubrir la esencia de la vida. Pasear por los bosques milenarios y buscar duendes y hadas se va a convertir en un plan ideal para toda la familia.