Resulta imposible confundir una panorámica de Calpe con la de cualquier otro pueblo mediterráneo porque el Peñón de Ifach destaca siempre en ellas haciendo que este encantador pueblo alicantino sea inconfundible. Este peñón es el fin de los sistemas béticos, su última elevación antes de 'morir' en el Mediterráneo pero no es solo una gran roca ante la que maravillarse, es todo un Parque Natural que puedes recorrer; cálzate cómodamente y recuerda llevar contigo una botella de agua para recorrerlo porque la ruta que debes seguir sube a la parte alta del peñón, las vistas desde allí son inolvidables, tanto que sentirás ganas de gritar aquello de ¡soy el rey del mundo! porque te sentirás como si estuvieras en la proa de la península rumbo a Italia.

Peñón de Ifach | Pixabay

Con sus 332 metros de altura, el Peñón de Ifach es símbolo no solo de Calpe sino de toda la Costa Blanca y, aunque el Parque Natural que alberga es el más pequeño de toda la Comunidad Valenciana y uno de los más pequeños de España y también de Europa (apenas alcanza las 50 hectáreas), es un imperdible por su encanto y sus múltiples posibilidades, incluso podrás practicar escalada si ese es tu deporte de cabecera; lo que no podrás dejar de hacer en ningún caso es recorrer la ruta de senderismo que te llevará a conocer 'por dentro' (tendrás que pasar un túnel para cruzar de una vertiente a la otra del peñón) y desde arriba este histórico peñón.

Peñón de Ifach, Calpe | Pixbay

Además de la escalada, un deporte apto para los más aventureros que resulta aquí muy espectacular porque escalarás la montaña desde el mar, los amantes del avistamiento de aves también disfrutarán de lo lindo recorriendo el Peñón de Ifach, se pueden ver halcones, vencejos, gaviotas, estorninos, cernícalos y cormoranes entre otras especies, hasta 80 de ellas (algunas migratorias) utilizan este peñón para instalar sus nidos.

La situación del Peñón de Ifach es además fantástica para difrutarlo y disfrutar a la vez de Calpe, está en un vértice del pueblo, a un lado con una zona de playa paradisíaca y al otro el puerto y el paseo martítimo que te llevará al centro del pueblo, durante la temporada alta el ambiente es sencillamente espectacular pero si optas por visitar este rincón mediterráneo justo antes del verano o cuando este toca a su fin, descubrirás que la zona del peñón está menos masificada que la del centro de Calpe.