En el mes de diciembre de este año 2020 se cumplirán 30 años desde la inauguración de uno de los parques más literarios de España, el Parque Gulliver en Valencia; además, y al margen de este aniversario redondo, sabemos que se está cerrando ya el proyecto de la reforma que se acometerá próximamente en el parque pero, antes de que esto suceda ¿eres de los que no conoce todavía este espectacular parque? te contamos por qué no te lo puedes perder.

Parque Gulliver | Imagen de Richie Diesterheft en Wikipedia, licencia: Creative Commons Atribución 2.0 Genéric

El Parque Gulliver es, literalmente, un lugar de libro porque no solo supone un homenaje a la novela de Jonathan Swift ‘Los Viajes de Gulliver’ sino que representa una de sus escenas más míticas: la llegada de Gulliver a Liliput; en ese momento el gigante es atacado por miles de pequeños liliputienses y acaba dando con su cuerpo en tierra tan largo como es. Pues bien, en el Parque Gulliver de Valencia ese es el momento que escenifican, el del gigante en el suelo pero sin liliputienses a su alrededor ¿por qué? porque los liliputienses somos los visitantes del parque.

¿Y cómo es posible que tú con tu notable estatura te veas convertido en un liliputiense? pues porque la estatua de Gulliver derrocado mide la friolera de 70 metros, por eso está llena de rampas, toboganes y escaleras para que puedas recorrerla y superarla.

Parque Gulliver | Imagen de Steve Lek en Wikipedia, licencia: Creative Commons Attribution-Share Alike 4.0 International

Esta magnífica estatua fue un encargo del Ayuntamiento de Valencia al arquitecto Rafael Rivera y al artista faldero Manolo Martín con un diseño de Sento Llobell; está en el centro de Valencia, cerca de la Ciudad de las Artes y las Ciencias.

Es un parque de acceso gratuito que, en cuanto la nueva normalidad lo permita, será de nuevo accesible para todos durante todo el día (en invierno cierra a las 17.30, en verano más allá de las 21.00 horas), no te lo pierdas si visitas Valencia este verano y, si lo visitas con niños vamos a ponerte deberes: leer antes con ellos la maravillosa novela de Swift e incluso ver alguna de sus versiones cinematográficas.