ESCAPADA A LA ISLA DE RÉ

ESCAPADA A LA ISLA DE RÉ

Un paraíso para la Selección Española de fútbol

La Isla de Re es una de las joyas de Charente-Maritime, en la costa atlántica francesa. Hasta allí irán a preparar la Eurocopa los jugadores de La Roja, en un ambiente natural de playa y relax que, seguro, a más de uno le enganchará.

Ya queda muy poco para el comienzo de la Eurocopa 2016 y esperamos que la Selección Española nos dé muchas alegrías. A ver si con un poco de suerte podemos volver a disfrutar de nuestros campeones como en el año 2012. Y, desde luego, si no lo consiguen no será por falta de tranquilidad. La Roja ha elegido la bellísima isla de Ré como centro de operaciones durante la Eurocopa. Y no se nos ocurre un lugar mejor en el que descansar y prepararse para los partidos que tienen por delante.

Los jugadores y el equipo técnico estarán alojados en el Hôtel Atalante Relais Thalasso & Spa, en la localidad de Sainte-Marie-de-Ré, capital de la isla, y entrenarán en el estadio Marcel Gaillard de Saint-Martin-de-Ré. Una isla que es un pequeño paraíso en el atlántico francés.

En la región de Poitou-Charentes es donde se esconde uno de los destinos más románticos del oeste de Francia. Considerado como uno de los destinos más chic de Francia, la isla de Ré desprende sencillez, naturaleza y elegancia con sus coquetas tiendas de decoración y de antigüedades repletas de objetos y muebles de tonos pastel; en los que predomina el famoso 'gris de la isla de Ré' que encontramos en muchas persianas de sus casas.

Cruzando un puente desde La Rochelle, es el lugar idóneo en el que alejarse del bullicio de las grandes ciudades y en el que disfrutar del encanto de pequeñas callejuelas, muelles repletos de animadas terrazas, restaurantes, heladerías y hotelitos de lujo. Ahora es un buen momento para conocer la isla, antes de que la selección española desembarque en ella y comience a preparar sus partidos.

En pareja o en familia, este es el lugar perfecto para disfrutar de unos días de descanso, en plena naturaleza y tomando el sol en playas de arena fina. La Isla de Ré es uno de esos lugares en los que el tiempo se detiene. En esta isla, la bici será tu mejor aliada. Con más de 10 kilómetros de pistas señalizadas para pasear en bicicleta entre bosques de pinos, pequeños pueblecitos de casas blancas y persianas de colores, pequeños puertos de pescadores y mercados de productos locales.

La aventura comienza en Saint-Martin-de-Ré y sus increíbles fortificaciones diseñadas por Vauban, un famoso Mariscal de Francia, ingeniero militar, que en tiempos de Luis XIV, alcanzó la fama por su habilidad tanto en el diseño de fortificaciones como en su conquista. En bicicleta puedes recorrer la isla de punta a punta y llegar hasta el faro de Las Ballenas.

Esta antigua torre, edificada en la época de Vauban, está clasificada como Monumento Histórico y acaba de ser restaurada. El Gran faro Fue inaugurado en 1854 y con sus 57 metros, es uno de los más altos de Francia. No dejes de subir los 257 escalones que te llevarán a lo más alto para disfrutar de una vista excepcional de la Isla y del Océano. También puedes conocer las salinas en las que se produce la flor de sal, una sal Gourmet, y uno de los símbolos de la isla de Ré. Y cruzando las Salinas de lado a lado, podemos ver las cabañas de los ostricultores en las que se pueden degustar ostras, uno de los alicientes gastronómicos en la isla.

El paseo cruza la reserva natural de Lilleau des Niges donde se pueden observar miles de pájaros poco asustadizos. Pueblecitos encantadores para disfrutar paseando como Ars en Ré, con sus calles estrechas y laberínticas, tanto que algunas esquinas están redondeadas para poder girar, y su bicolor campanario que está en la lista de los pueblos más bonitos de Francia. O la Flotte-en-Ré, uno de los pueblos más antiguos de la isla con un precioso puerto, casas blancas, puertas azules y macetas de geranios de colores.

Y si viajas en verano, las estrellas de la isla son los burritos ataviados con pantalones a rayas, muy típicos de Ré, en los que los más pequeños podrán montar. El burro de Poitou está en peligro de extinción, solo quedan 300 ejemplares en el mundo, de los cuales 19 viven en la isla. Viajar a este rincón del territorio francés es descubrir un auténtico paraíso rodeado de mar. La conocida como isla blanca es realmente un oasis de tranquilidad y belleza.

Más información:
Turismo de la Isla de Ré

Marta Rivas | @rivascmarta | Madrid
| 15/04/2016

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.