Si sigues buscando un destino para disfrutar de los días más especiales del año, no es necesario que sigas pensando en un lugar lejano o exótico. Aquí mismo, en España, podemos disfrutar de unos días soleados y mágicos, en una de las ciudades más bonitas de nuestro país: Palma de Mallorca.

La Navidad es un buen momento para escapar a este destino. Y es que la acogedora ciudad balear, es el lugar ideal en el que desconectar y relajarnos, mientras disfrutamos de unos días fantásticos con los mejores planes, eventos y propuestas, especialmente en Navidad. En esta ciudad mediterránea moderna y cosmopolita conviven, en estas fiestas, las tradiciones medievales más arraigadas con las celebraciones más contemporáneas o de carácter cultural. Y para disfrutar de ellas, solo tienes que elegir.

Si te gustan las tradiciones, te proponemos que conozcas algunas tradiciones navideñas únicas. Tradiciones que se remontan a siglos atrás como el Canto de la Sibila o la Fiesta del Estandarte.

El Cant de la Sibil·la, declarado Patrimonio Cultural Inmaterial por la UNESCO, forma parte de la tradición cristiana. Un drama litúrgico de melodía gregoriana que no te puedes perder, especialmente en la bellísima e imponente Catedral de Palma durante la Misa del Gallo, o en algunas de las iglesias de Mallorca.

Imagen no disponible | Montaje

Y el 31 de diciembre, tiene lugar en la plaza de Cort de Palma la Fiesta del Estandarte, una celebración que conmemora la caída de la ciudad durante la conquista de Mallorca por Jaime I de Aragón en el siglo XIII. Con raíces en la Edad Media es una de las conmemoraciones civiles más antiguas del continente.

Palma es un buen destino para las compras, y en Navidad uno hay nada como disfrutar de las céntricas calles en las que encontrarás las mejores marcas, así como tiendas de diseño y de artesanía. Además si lo tuyo son los centros comerciales, puedes pasarte por los de Porto Pi o Fan Mallorca. Y como estamos en estas fechas tan especiales, los mercadillos navideños son otra opción con mucho encanto. En la Plaza Mayor se instalan puestos con las tradicionales figuritas para los Belenes, artesanía mallorquina y delicias gastronómicas y repostería.

Imagen no disponible | Montaje

Pero si en Navidad decides quedarte en casa, puedes viajar a la ciudad para entrar en el 2017 en la playa, junto al mar Mediterráneo. Los hoteles y restaurantes de la capital balear ofrecen propuestas para convertir el 31 de diciembre en una noche inolvidable. Algo que debes combinar con las visitas culturales, el patrimonio y la mejor gastronomía de la isla. Comidas y cenas navideñas que en este caso incluyen platos tradicionales con productos mallorquines, pero también grandes creaciones de reconocidas estrellas Michelin como las del restaurante Adrián Quetglas, o la del restaurante a la última Simply Fosh, del cocinero de origen británico Marc Fosh, el otro restaurante con estrella de la ciudad.

En Palma de Mallorca tienes mucho que ver y mucho que hacer, pero es además el punto de partida ideal para realizar excursiones y descubrir algunos de los rincones más encantadores del resto de la isla. La Serra de Tramuntana, sus playas y paisajes, las calas y las maravillas naturales del este de la isla, se unen al mundo rural y gastronómico del interior de Mallorca.

También te puede interesar

Tradiciones navideñas europeas que te sorprenderán

La Navidad ilumina las calles de todo el mundo