Viajestic » Escapadas

Madrid

Monasterio De Santa María De La Cruz, de Cubas de la Sagra: Un lugar lleno de historia

En Cubas de la Sagra tendrás la oportunidad de conocer el Monasterio de Santa María de la Cruz, que alberga una historia que no te dejará indiferente.

Monasterio de Santa Cruz

Dirección General de Turismo. Consejería de Economía e Innovación Tecnológica. Comunidad de Madrid, licencia: CC BY 3.0 Monasterio de Santa Cruz

Publicidad

Cubas de la Sagra es uno de los lugares al sur de Madrid con más encanto y, siendo honestos, no es para menos. Su nombre era el de Fuentes Claras pero, con el paso de tiempo y de diversas conquistas entre las que destacan la de Alfonso VI de León, su nombre se fue transformando hasta el que conocemos en la actualidad.

Cabe destacar que Enrique III, conocido como “El Doliente”, fue el rey que concedió a este municipio la categoría de Villa. Cubas de la Sagra fue convirtiéndose en uno de los lugares más prósperos y conocidos de toda la comarca, teniendo por aquel entonces más de un millar de habitantes.

Pero si estás pensando en visitar Cubas de la Sagra en la actualidad, no debes dejar pasar la oportunidad de descubrir el precioso Monasterio de Santa María de la Cruz. El origen de esta edificación, también conocido como Convento de Santa Juana, nos hace situarnos en el siglo XV.

Tenemos que centrarnos en una pradera muy concreta, bastante próxima a Cubas de la Sagra. Según la historia, que se ha ido transmitiendo de generación en generación, en ese mismo lugar, en marzo de 1449, la Virgen se apareció a una pequeña pastorcilla llamada Inés. La Virgen dejó muy claro el deseo de tener, en ese mismo lugar, una iglesia para que se le pudiera rendir culto.

Cubas de la Sagra
Cubas de la Sagra | Dirección General de Turismo. Consejería de Economía e Innovación Tecnológica. Comunidad de Madrid | CC BY 3.0

En un primer momento, lo que se construyó fue una ermita para seguir teniendo muy presente esa advocación de Santa María de la Cruz. Pocos años más tarde, concretamente en 1464, ese lugar se convirtió en lo que conocemos como un beaterio. Todo sucedió por la gran obra que realizó Juana de la Cruz, más conocida como “Santa Juana”. Gracias a esto, se convirtió en uno de los Monasterios más espectaculares e importantes del siglo.

Y todo por la cantidad de favores que hacían tanto ricos como nobles de la época. Muchas son las personalidades que se dejaron ver, en su día, por este Monasterio de Santa María de la Cruz de Cubas de la Sagra. Desde Tirso de Molina hasta Gran Capitán, pasando por el Cardenal Cisneros y hasta Carlos I de España. Todos ellos querían pedir consejo, y lo encontraban.

Un dato muy curioso, para tener en cuenta la riqueza que tenía este religioso lugar, es que el terreno donde se construyó esa primera capilla de la Virgen de la Paloma madrileña, allá por el año 1795, era propiedad de las monjas de este Monasterio. A pesar de todo, es cierto que cuando paseas por las inmediaciones y te adentras en este rincón tan especial, te marca para siempre. Transmite paz, tranquilidad y mucho sosiego.

Publicidad