Viajestic » Escapadas

Aragón

Mallos de Riglos: un paisaje natural que no te puedes perder en Huesca

Si eres un amante de la escalada seguro que no es la primera vez que lees hablar de los Mallos de Riglos, en Huesca.

Mallos de Riglos

Pixabay Mallos de Riglos

Publicidad

Los Mallos de Riglos son un formación geológia de aspecto imponente, se trata de unas peñas de paredes verticales, mallos, ubicados en la localidad oscense de Riglos, son terriblemente instagrameables y, para los más aventureros, son también escalables; se trata de un Monumento Natural cuya altura máxima alcanza los 275 metros y que, si bien en su conjunto responde al nombre de Mallos de Riglos, resulta que cada uno de los mallos tiene su propio nombre ¿a santo de qué? en algún caso el nombre tiene que ver con la forma del mallo, en otros casos con su ubicación y en otras ocasiones deben su nombre a algún escalador de los que han osado practicar aquí su deporte favorito o a alguna persona a la que se ha querido redir homenaje (mallo mediante...).

Los Mallos de Riglos están organizados en tres grupos, los mallos grandes, los mallos chicos y los fils: entre los grandes destaca el más alto de todos, el Pisón y junto a él el Firé, antes llamado Mallo de las Diez, el Puro, el Castilla, los Volaos, el Cuchillo, el Melchor Frechín, la Visera (que es el mauor desplome de España con 60 metros desde su base hasta su punta) y el mallo del Agua. Los mallos pequeños son el Colorado, el Herrera, El Cored, el Capza, el Gómez Laguna, el Agua Roja, el Chichín, el Madgalena y el Carilla.

Mallos de Riglos | Imagen de Pablo Moratinos en Wikipedia, licencia: CC BY-SA 2.5

Ahora bien, si eres un amante de las actividades de montaña, especialmente de la escalada, hay ciertas cosas que debes saber antes de acercarte a los Mallos de Riglos: lo primero es que a algunos mallos, Visera, Melchor Frechín o el mallo del Agua entre ellos, se puede acceder caminando y llegar a su parte superior pero en la mayor parte de ellos y debido a la verticalidad de sus paredes, es imposible llegar a su cima sin escalarlos.

Si eso es lo que quieres, escalar, seguro que ya has puesto tu atención en el mallo Pisón aunque solo sea porque se trata del más alto de todos ellos, pues bien, debes saber que este mallo cuenta con varias rutas diferentes de escalada: la más larga es la Anglada-Guillamón y empieza en el collado del Puro mientras que la más popular es la vía del Espolón del Adamelo.

El mallo Firé es también uno de los más atractivos para los amantes de la escalada y cuenta igualmente con varias rutas y aunque no es la más repetida, la travesía de las Cinco Puntas es probablemente la más recomendable porque combina varias vías clásicas. El Puro y El Cuchillo son también mallos escalables. En total son unas 200 las vías de escalada de los Mallos de Riglos pero debes tener en cuenta que la mayor parte de ellas son de elevada dificultad.

Mallos de Riglos | Pixabay

Si lo tuyo no es escalar y lo que deseas es conocer esta magnífica formación geológica, tu mejor opción es el sendero que rodea los mallos, se trata de una ruta circular de casi 5 kilómetros y medio que recorrerás en, aproximadamente, 2 horas y media.

Más información en Turismo de Aragón-Mallos de Riglos.

Publicidad