Pocos son los pueblos que pueden llegar a presumir de tener un nombre tan bonito y sonoro como es Madrigal de las Altas Torres, ubicado en Ávila. Es el pueblo que vio nacer nada más y nada menos que Isabel la Católica. De las prácticamente cien torres que llegó a tener, a día de hoy solo se conservan 23. Además, podemos seguir disfrutando de una espectacular villa medieval, bastante bien conservada.

Su plaza mayor, rodeada de soportales y jalonada de casas blasonadas es un claro ejemplo de lo maravilloso que puede llegar a ser Madrigal de las Altas Torres. Debemos tener en cuenta que, durante la Reconquista contra los árabes, este lugar fue destruido. El municipio se repobló con posterioridad y en 1168 el obispo de Burgos le otorgó fueros, confirmados luego por el propio Alfonso VIII.

Madrigal de las Altas Torres, Ávila | FLICKR Autor: Santiago López-Pastor | CC BY-ND 2.0

Por si fuera poco, en 1447 se celebró en Madrigal de las Altas Torres la boda entre Juan II de Castilla e Isabel de Portugal. ¡Pero hay más datos! Isabel I alcanzó el trono en el año 1474 y decidió reunir las cortes en Madrigal de las Altas Torres, siendo éstas las primeras de toda su regencia. Con lo cual, como decimos, la historia es palpable a cada rincón.

Seguimos recorriendo este municipio. En la plaza mayor, cuando reinaba Felipe II (bisnieto de Isabel I de Castilla), fue ajusticiado nada más y nada menos que el impostor Gabriel de Espinosa. ¿De quién se trata? De un pícaro español del siglo XVI que llegó a hacerse parar por el reconocido rey Sebastián de Portugal, que murió allá por el año 1578 en la conocida batalla de Alcazarquibir.

¿De dónde viene el sobrenombre de “De las Altas Torres”?

Se debe a las murallas del siglo XII que rodeaban este lugar. Estos muros fueron declarados como Monumento Histórico y su cinturón forma un círculo de unos aproximadamente 700 metros de diámetro. Además, tiene cuatro puertas bajas y ojivales, que se abren casualmente formando los cuatro puntos cardinales. Sus torres, cuadradas, marcaron un antes y un después.

Para descubrir, las calles empedradas son una delicia. Además, podemos disfrutar de una arquitectura castellana en su más pura esencia. Madrigal de las Altas Torres cuenta con dos espectaculares iglesias mudéjares, así como dos conventos y hasta un hospital. ¡Es sencillamente increíble!

Madrigal de las Altas Torres | Wikipedia. Autor: jacilluch | CC BY-SA 2.0

La verdadera cuna de Isabel I de Castilla

Si eres seguidor de la trayectoria histórica de la Reina Católica, deberás conocer el Real Monasterio de Nuestra Señora de Gracia. Se trata de un antiguo palacio agustino donde nació la reconocida reina de Castilla. Es absolutamente precioso, así como la iglesia de San Nicolás que cuenta con una torre-campanario de más de 50 metros de altura.

El Hospital de la Concepción (o también conocido como Hospital Real) fue fundado en el siglo XV y es otra de las grandes referencias históricas de Madrigal de las Altas Torres. Este lugar fue fundado por doña María de Aragón, es decir, la primera esposa de Juan II. Su fachada es meramente renacentista y presenta una gran escalera barroca como uno de los elementos más espectaculares.

Madrigal de las Altas Torres | Wikipedia Autor: Miguel Hermoso Cuesta | CC BY-SA 3.0

Fray Luis de León, también importante en Madrigal de las Altas Torres

Bien es cierto que del antiguo convento de frailes agustinos quedan pocos restos. Es en este sitio donde murió nada más y nada menos que Fray Luis de León. Se trata de un reconocido escritor español del siglo XVI. Su importancia viene dada por formar parte de la conocida como “junta de teólogos” que se encargó de corregir la Biblia. Durante muchos años, fue considerado como un “Escorial” por sus increíbles dimensiones.

Madrigal de las Altas Torres | FLICKR Autor: Jacinta Lluch | CC BY-SA 2.0

Desde luego que Madrigal de las Altas Torres es un municipio lleno de magia, historia y mucha cultura.