Antequera se extiende por la ladera de una colina al pie de la sierra del Torcal. Embruja con sus calles salpicadas de innumerables y fantásticos monumentos. Como el Recinto Monumental de la Alcazaba, un conjunto amurallado de la medina islámica. Una ruta por el centro histórico nos lleva al Arco de los Gigantes, a la Colegiata de Santa María, a la de San Sebastián... y así un sin fin de rincones con nombres tan sugerentes como el Arco del Nazareno, el Palacio de Nájera, el Convento de San José, el Palacio de los Marqueses de la Peña, el Convento de Santa Eufemia o las Iglesias de Santiago o la Basílica de Santo Domingo.

Y, por supuesto, siempre guardando un hueco para un auténtico monumento de la naturaleza: El Torcal, declarado espacio protegido por la Junta de Andalucía y de visita obligada. Este paraje natural es una de las muestras más impresionantes de paisaje kárstico de toda Europa, con curiosas dolinas o torcas circulares. Más de 1.171 hectáreas, entre los términos municipales de Antequera y Villanueva de la Concepción, en Málaga, que ahora se pueden visitar de noche.

Todo gracias a que Antequera ha puesto en marcha una iniciativa turística mágica y sorprendente. Bajo el nombre de Luz de Luna, pretende que todos nos acerquemos a la localidad para conocer todos sus tesoros. En el corazón de Andalucía, cruce de caminos, es paso obligado y lo ha sido a lo largo de los siglos, y ahora en verano se muestra para todos a la luz de nuestro satélite.

Lo hace a través de rutas guiadas como la de las Casas Palacios o la de las Iglesias, así como visitas al Conjunto Arqueológico de los Dólmenes de Antequera, que es uno de los mejores y más conocidos exponentes del megalitismo europeo. Las de El Torcal, bajo la luna llena, alcanzan unos 4 kilómetros al atardecer, por el Laberinto e incluso con observaciones astronómicas en el Observatorio Astronómico de El Torcal.

También hay visitas guiadas por las calles de la ciudad y el casco antiguo para conocer los principales monumentos y disfrutar de impresionantes vistas panorámicas. Destaca la actividad Paladares de Andalucía, un espectáculo con cena en la Real Colegiata de Santa María la Mayor, un lugar sorprendente en el que sentir la historia de Andalucía de la mano de Gustavo Adolfo Bécquer. Allí experimentaremos con los sentidos para realizar un viaje en el tiempo.

Este verano no hay nada como un paseo bajo la Peña de los Enamorados, conocida con ese nombre por una leyenda que cuenta que unos enamorados, él cristiano y ella una princesa mora, se arrojaron al vacío desde la peña para unirse así en la eternidad. Romántico como poco. Una leyenda maravillosa que se alza imponente sobre Antequera.

Con un patrimonio histórico-artístico inigualable, la ciudad malagueña atesora más de medio centenar de joyas arquitectónicas y enclaves arqueológicos excepcionales, como los dólmenes de Menga, Viera y El Romeral, únicos en Europa y a los que este año se les está dando un mayor protagonismo con el fin de impulsar su candidatura a Patrimonio Mundial de la UNESCO. Verlos a la luz de la Luna es, sencillamente, algo mágico.

Más información:
Antequera. Luz de Luna.