REPARTIDOS POR TODO EL PAÍS

REPARTIDOS POR TODO EL PAÍS

10 hoteles en España para amantes del vino

Otoño es la estación perfecta para disfrutar de una escapada enológica. Con las vendimias recién ya terminadas y el mosto en apogeo, nada como acercarse a algunas de las mejores Denominaciones de Origen de nuestro país, y más concretamente a hoteles que viven el vino tanto como las propias bodegas.

Un país con la tradición vinícola de España vive sus vinos como pocos. Cada Denominación de Origen es única, y cada una de ellas se cuida de preservar ese esencia que la distingue de las demás y que convierte a los consumidores en auténticos amantes de sus caldos. Al mismo tiempo, surgen experiencias paralelas en las que el vino es la excusa, y que abre hueco a la cultura, la gastronomía y el bienestar. En ellas, los hoteles tienen mucho que decir.

El portal Trivago, especializado en hoteles, ha seleccionado los 10 que mejor apuestan por el turismo enológico en nuestro país. Repartidos de norte a sur, en ellos es posible dormir entre viñas, zambullirse en zumo de uva,  catar exclusivos vinos o, simplemente, recorrer fincas centenarias con calma. Son las apuestas de la web por el mejor enoturismo de España. Para elaborar la lista, se ha tenido en cuenta tanto la relación calidad-precio como la ubicación, instalaciones y actividades relacionadas con el mundo del vino que ofrecen los alojamientos.

Estos son sus seleccionados:

1. Cava & Hotel Mastinell (Barcelona). En un paraje privilegiado del Penedés, protagonista indiscutible de los productores de cava. Su diseño respeta el espíritu de la arquitectura catalana a través de una fachada de estilo gaudiniano que imita a una rima de botellas de cava que se aúna con las hectáreas de viñedos que lo rodean. Entre los servicios del complejo enoturístico se ofrecen tratamientos de cavaterapia y vinoterapia, visita a la bodega Mastinell, cata e introducción a la Denominación de Origen Penedés, ruta entre viñedos en bicicleta o segway y experimentar el tradicional método del pisado de la uva.

2. Quinta de San Amaro (Meaño, Pontevedra). Es el lugar idóneo para descubrir los secretos de los vinos gallegos. Durante la época de vendimia, el hotel organiza visitas exclusivas a bodegas y rutas enoturísticas por Galicia, el Bierzo y el norte de Portugal, caminos en los que descubrir los vinos de Rías Baixas y Ribeiro. También se puede descubrir Meaño practicando senderismo por el pueblo y, de paso, descubrir sus bodegas. El hotel lo componen 14 acogedoras habitaciones y un pequeño restaurante entre los viñedos del Valle del Salnés.

3. Hotel Château Viñasoro (Alcázar de San Juan, Ciudad Real). Los viñedos del paisaje de La Mancha se prolongan hasta las estancias de este hotel, un entorno tranquilo en plena naturaleza, rodeado por tierras de labranza y estepa. En su contemporánea bodega propia se puede descubrir la riqueza vitivinícola de la región y aprender sobre los procesos de elaboración del vino y sus propiedades. También se pueden probar los vinos en una cata comentada por enólogos y disfrutar del turismo quijotesco en las localidades cercanas.

4. Finca Los Arandinos (Entrena, La Rioja). Integra bodega, hotel, restaurante y spa. A tan solo 10 minutos de Logroño, este hotel de vanguardia rodeado de viñedos y olivos a los pies del Moncalvillo es un importante proyecto enoturístico. Además de una bodega propia con sala de barricas integrada en la que se fabrican los vinos de la casa, organizan visita a bodegas de diseño como Ysios, Baigorri  y Marqués de Riscal. El hotel cuenta con un spa donde se ofrecen enomasajes y tratamientos de vinoterapia, una terraza a pie de viña, un mirador con espectaculares vistas y una sala de catas. Dispone de 14 habitaciones con terraza, 10 de las cuales han sido decoradas por el diseñador David Delfín.

5. Hotel Peralada Wine Spa & Golf (Girona). Sigue la tradición vitivinícola iniciada en el siglo XIV. En la Peralada se elabora un vino de gran prestigio aprovechando la heterogeneidad de sus suelos y el excepcional clima del Ampurdán. Desde el hotel se pueden visitar las viñas de Malaveïna, con una sala con más de 5.000 barricas, o la histórica cava donde se viene elaborando el vino desde la Edad Media. La experiencia enológica se puede completar con una visita al Wine Spa del hotel, donde se realizan tratamientos y masajes con la uva como principal ingrediente y baños en vino. El hotel cuenta también con un Wine Bar ambientado con la elegancia en los bares cubanos del siglo XX.

6. Viura (Villabuena de Álava, Álava). Cuenta con una vinoteca propia y está en el corazón de las bodegas de la D.O.C. Rioja. Les gusta convertir a sus huéspedes en expertos en vino, pues la experiencia enológica que proponen comienza en el campo y acaba con una cena maridaje de cocina riojana y vasca acompañada de las explicaciones de un experto sumiller. Se ofrecen también rutas de cicloturismo para conocer y disfrutar la Rioja Alavesa y su paisaje con vistas a la Sierra de Cantabria.

7. Hostería Camino (Luyego, León). Es la base idónea desde la cual descubrir la plenitud de León y toda su cultura enológica. Situado a los pies del Camino de Santiago, ofrece rutas acompañadas por degustaciones y visitas guiadas a las bodegas principales, donde conocer los vinos Mencía y Bierzo, además de visitas a los viñedos leoneses de cepas centenarias.

8. Hotel San Ramón del Somontano (Barbastro, Huesca). Está ubicado en un emblemático hostal modernista considerado uno de los edificios de identidad urbana más característicos de Barbastro. Su rehabilitación ha fusionado este símbolo de la historia con un pequeño hotel spa enclavado en la Ruta del Vino de Somontano. El hotel organiza cursos de cata y escapadas enológicas para descubrir los vinos de la región y visitar las bodegas. El territorio está salpicado también por la naturaleza de los Pirineos, la gastronomía típica aragonesa y por villas medievales.

9. Hotel Villa Jerez (Jerez de la Frontera, Cádiz). Una antigua casa señorial jerezana convertida en hotel boutique, con cada suite decorada con una personalidad única. Situado el centro de la ciudad, las bodegas emblemáticas de Jerez se encuentran cerca. Con la Ruta del Vino y Brandy de Jerez se empieza el día en la viña, acompañado por  un guía experto que descubre los secretos del viñedo y explica las labores de viticultura desde sus primeros brotes hasta que la uva llega a la bodega. Tras la sesión de enología, se reponen fuerzas con un tradicional desayuno campero. Ya en el hotel, uno se puede sumergir en la piscina exterior de agua salada y en la gastronomía andaluza con las especialidades del restaurante Las Yucas.

10. Hotel Parador de Tordesillas (Tordesillas, Valladolid). En plena naturaleza, con su estilo castellano. El Parador está inmerso en la Ruta de Vino de Rueda y ofrece la posibilidad de realizar visitas a bodegas emblemáticas con degustación de vino incluida. También se organizan visitas al Museo del Vino Pagos del Rey, donde se fusionan la tradición del vino, los valores de una cultura viva y la historia.

Más información:
Trivago

Viajestic | @Viajestic | Madrid
| 26/09/2015

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.