España es un país que cuenta con una enorme tradición vinícola, es uno de los mayores productores de vino y durante el último año ha superado en producción a Italia y Francia. Es decir, a los españoles cada vez nos gusta más beber vino. Y mucho mejor cuando esta tradición va acompañada de buenos amigos, pareja o familiares, unas tapas y un lugar agradable y acogedor. Aún no se sabe qué es lo que tiene de especial esta bebida para ser tan sugerente y evocadora, lo cierto es que con tan solo un trago nos hace recordar sabores, olores e incluso lugares. El vino es mágico, sus matices, aromas y notas le convierten en una bebida hecha para disfrutar poco a poco, catando cada sabor con mucha calma. Existen multitud de viñedos y de hoteles que combinan el placer de la comodidad con la pasión por el vino, aunque la mayoría de ellos están situados a las afueras de los núcleos urbanos. Una de las excepciones es el hotel Praktik Vinoteca, que abrirá sus puertas el 15 de octubre de 2014. Se encuentra en el número 51 de la calle Balmes, en pleno barrio del Eixample en Barcelona. Todo un lujo por su situación y también por la decoración sobria y sofisticada que decora cada uno de sus espacios. En este alojamiento el minimalismo ha sido llevado a su máxima expresión y la decoración, a pesar de que a simple vista puede parecer austera, resulta elegante por su simpleza. Su nombre, Praktik Vinoteca, ya indica su principal característica: es un hotel ideado y pensado para los amantes del vino. Es un hotel temático en el que los huéspedes, además de encontrarse en el mismísimo centro de la Ciudad Condal, podrán disfrutar de catas de vino gratuitas con un experto que les indicará todos los pasos y procedimientos que se deben llevar a cabo para sacar el máximo partido a una copa de esta bebida. También desde la misma recepción del hotel se pueden concertar excursiones a viñedos cercanos al centro de la ciudad, así como visitas a bodegas de la zona. Su situación, a tan solo 700 metros de la plaza de Cataluña, permite combinar el turismo enológico con las visitas más urbanas obligadas para cualquiera que se acerque a conocer este destino. Hay wifi gratuita en las zonas comunes y todas las habitaciones son muy luminosas. Además, el suelo de madera que tiene todo el hotel le da un aspecto muy acogedor que contrasta con la modernidad de sus televisores de plasma y otras comodidades. Todos aquellos que se alojen en el hotel podrán disfrutar de su terraza con jardín, el lugar perfecto para degustar una buena copa de vino. El Praktik Vinoteca cuenta con 64 habitaciones, que ya se pueden reservar. Y promete ser una de las paradas obligatorias para los turistas que se acerquen a Barcelona con ganas de descubrir toda su esencia y tomar una copa de vino a la vuelta de su ruta turística por el centro de la ciudad.