Las fiestas que encierran interés turístico suelen formar parte de nuestras tradiciones y ser de gran antiguedad, incluso centenarias; pero, como toda regla, ésta tiene también su excepción, en este caso, en forma de evocación guerrera en el SXXI. Fue en 2001 cuando se celebró por primera vez en Los Corrales de Buelna una escenificación que pretendía recordar las batallas que mantuvieron astures y cántabros frente a las legiones romanas, al frente de las que estaba el mismísimo Emperador de Roma, César Augusto. Fue tal el éxito de la celebración que de ahí en adelante todo fue crecer hasta que en 2008 las Guerras Cántabras de Los Corrales de Buelna fueron reconocidas como Fiesta de Interés Turístico Nacional. Hoy en día son unas 1.800 personas, repartidas entre 13 tribus cántabras y 13 legiones romanas, las que participan en una escenificación guerrera de unos nueve días de duración que, para 2014, tiene ya Programa publicado, un espectáculo que tendrá lugar a unos 40 kilómetros de Santander en una población que ronda los 12,000 habitantes, un dato a tener en cuenta porque, durante su semana de guerras, la afluencia de turistas es tan elevada que se recomienda reservar alojamiento con antelación; otra posibilidad que no deja de tener encanto y ampliar la visita es visitar Los Corrales de Buelna desde Santander y descubrir así más rincones de la bellísima tierra cántabra. Si quieres vivir esta semana de principio a fin tendrás que llegar a Cantabria el último fin de semana de agosto e instalarte hasta el primero de septiembre; el viernes 29 a las 20 horas con la concentración de tribus y legiones en el Circo Máximo, de ahí en adelante, Los Corrales de Buelna vive inmerso en una de romanos. Aunque la parte central de la fiesta gira entorno a las batallas que mantuvieron astures y cántabros frente a las legiones romanas, y aun a pesar de algunas críticas respecto a inexactitudes varias -referidas en muchos casos a la vestimenta de cántabros y romanos-, la semana se convierte en un momento de evocación de la vida de la época, en un tiempo que fue duro y peleón y que acabó con las tribus cántabras muy diezmadas porque sus guerreros preferían la muerte a la exclavitud, había también momentos para otras actividades. Hay concursos, talleres y conferencias que recuerdan la vida de la época. Además, el día 31 es el día grande para los niños porque es entonces cuando tiene lugar el desfile infantil que termina en el Circo Máximo antes de que las tribus infantiles tomen su lugar y se inicie una sesión del Senado, también infantil; todo esto a lo largo de la mañana porque la tarde queda para los juegos y los cuentacuentos. El Circo Máximo es la ubicación central de toda la fiesta pero no la única, el Campamento y el Poblado Cántabro además de algunas calles del pueblo son también escenarios importantes que dejan la Carpa Protocolo para la organización de diferentes talleres. El sábado 6 de septiembre terminan las Guerras Cántabras con la victoria romana y el entierro cántabro dejando el domingo como día de ocio y disfrute para todos que comenzará a las 12 del mediodía en el Mercado de la época que se ubicará en la calle Predriscos y pondrá punto y final a las Guerras Cántabras de 2014 a las seis de la tarde con el desfile de tribus y legiones. En Cantabria te esperan, desde el 29 de agosto y hasta el 7 de septiembre, astures y cántabros para dar guerra a los romanos.