Formentera, la menor de las islas Pitiusas, lleva más de 10 años trabajando por un modelo de turismo sostenible, es decir, uno que nos permita disfrutar de la belleza natural de esta isla y que a la vez la proteja de la sobreexplotación turística. Y por eso, porque son ya más de 10 años de experiencia con unos magníficos resultados que saltan a la vista, Formentera es a día de hoy el perfecto laboratorio de sostenibilidad en lo que al turismo se refiere.

Uno de los puntos clave a la hora de conseguir convertirse en modelo de turismo sostenible está en la diversificación de la oferta turística, es decir, por más que el al pensar en Formentara, y en todas las Islas Baleares, pensemos en verano, lo cierto es que esta isla ha conseguido diversificar su oferta y convencernos de que no sólo hay que visitarla en verano; este punto es realmente importante porque para poder conseguir que el turismo sea a la vez rentable y sostenible sin caer en la sobreexplotación en los meses cálidos del año, hacerlo también rentable en lo que llamamos 'temporada baja' es esencial.

Formentera | Pixabay

Así, en Formentera puedes disfrutar de sus maravillosas playas en verano pero también de importantes eventos deportivos y culturales durante todo el año como la Vuelta Cicloturista BTT, el Triatlón de Es Pujols, Formentar Fotográfica, Jazz Festival, Tango Festival... y otros proyectos especialmente atractivos como Formentera Zen, que nos recuerda que esta isla es un lugar de paz y bienestar o su apuesta por la slow food, es decir, una oferta gastronómica basada en productos de cercanía y tradición local.

Mantener ciertas restricciones en temporada alta como el control de entrada de vehículos repreentan sólo un pequeño inconveniente que se ve además aminorado por la apuesta por el vehículo eléctrico y la implantación de más puestos de recarga para ellos; lo que en realidad se busca, además de cuidar un entorno natural único en el mundo, es evitar modelos turísticos como el veneciano en el que el exceso de turistas hace que la ciudad se convierta en un lugar poco apetecible para vivir y pierda, poco a poco, parte de su encanto.

Castillo de Formentera | Pixabay

Actualmente las Islas Baleares se están convirtiendo en un referente en la creación de un modelo de turismo sostenible y la punta de lanza de este liderazgo es, sin duda, para la bella isla de Formentera.