ISLAS CANARIAS

ISLAS CANARIAS

Escapada con sabor a queso a Lanzarote

La isla canaria puede presumir de quesos de cabra excepcionales. Unas vacaciones allí no está completa si no disfrutamos de estos regalos para el paladar, bien semicurados o ahumados, con gofio o de pimentón. Un lujo sensorial que se acompaña de cultura y, cómo no, vino de la tierra.

Lanzarote presume cada vez más de su importante industria quesera. La elaboración de sus lacteos es digna de los mejores gourmets, y los maridajes de los mejores restaurantes empiezan a tener cada vez más hueco para este producto canario que se elabora exclusivamente con leche cruda de cabra.

De hecho, el proceso de elaboración es el mismo desde hace un siglo. El rebaño de la isla se ha mantenido ajeno a enfermedades durante décadas, por lo que la elaboración artesanal se ha podido mantener intacta sin perder garantías higiénicas. Así es como ha llegado a nuestros días, con un tratamiento que permite que no se pierdan las vitaminas de la leche, con todas sus propiedades.

El queso de Lanzarote es de corteza blanca, al igual que la masa al cortarlo. Una corteza fina que esconde un sabor suave y agradable, con un delicado aroma. En los madurados, van variando el tono, hasta un marfil más parduzco. Además, están los ahumados, de forma natural, o los cubiertos con una capa de gofio o de pimentón.

Una escapada a la isla bien merece aprovechar la ocasión y disfrutar de las muchas variedades que hay en la isla, tapeando o en platos de altura en sus restaurantes. Seguro que, a la vuelta, querremos llenar la maleta de queso Flor de Cardo, un semicurado en orégano, el famoso Servilleta, con gofio... No es de extrañar que la cabra majorera sea una de las mejores del mundo para la producción de quesos.

Una de las queserías más famosas es Rubicón (Pza. de Femés, 3) . Allí siguen fieles al modo artesanal de hacer el queso y pueden comprarse dependiendo de la temporada. Está en Femés, un pueblito de menos de 250 habitantes del municipio de Yaiza, en el macizo de Los Ajaches.

En San Bartolomé, por su parte, se encuentra la Quesería Montañas Blancas (C/ Las rosas, 21), pero si se prefiere ir de tapeo 'quesero', una buena opción es La Cañada, un restaurante en Tías con una buena muestra de los productos de la isla. Y ya que estamos allí, por qué no una visita a la Casa Museo José Saramago, quien vivió allí sus últimos 17 años de vida.

La Finca de Uga (Ctra. Arrecife-Yaiza, Km. 21. Yaiza) es una de las queserías más activas de Lanzarote y se puede visitar. Es una granja donde elaboran quesos muy reconocidos (incluso premiados en multitud de ocasiones). Su cabaña de cabras majoreras es de las más prestigiosas de Canarias.

Lanzarote celebra la Feria del Queso en marzo, pero eso no quiere decir que en verano no se pueda disfrutar de este producto, maridándolo con sus vinos. Entre paseo y paseo por la playa, en la búsqueda del rincón más perfecto, nada como un poco de pan, algo de queso y brindar por unas vacaciones que no se olviden.

Más información:
Turismo de Lanzarote
Saborea Lanzarote

 

Sergio Cabrera | Madrid
| 16/07/2015

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.