Viajestic » Escapadas

SORIA

Ermita de San Saturio: la curiosa historia que se esconde

Esta es la historia que se esconde tras la espectacular ermita de San Saturio que podrás encontrar en Soria. Es evidente que no te dejará indiferente.

Ermita de San Saturio

Imagen de Diego Delso en Wikipedia, licencia: CC BY-SA 4.0 Ermita de San Saturio

Publicidad

Si decides visitar Soria, una de las edificaciones que debes conocer es la ermita de San Saturio. Está ubicada a la salida de la ciudad, a orillas del Duero y en dirección a Zaragoza. Es un templo que tiene una historia que muy pocos conocen pero que, cuando lo hacen, se quedan absolutamente asombrados.

La tradición nos hace recordar a Saturio que nació en el año 493 en el seno de una familia de nobles que legó un enorme patrimonio. Su decisión fue repartir sus riquezas entre los más necesitados y, además, se marchó a vivir a unas cuevas junto al río Duero. Se cree que falleció, aproximadamente, en el año 570.

A pesar del tiempo, parece que su recuerdo seguía presente de generación en generación. Tanto es así que, en el último cuarto del siglo XVI, se encontraron sus restos. Hecho que hizo que su devoción creciera por momentos, hasta tal punto de construir una ermita en su honor. El Papa Benedicto XIX, a finales de agosto de 1743, lo canonizó.

Interior Ermita de San Saturio
Interior Ermita de San Saturio | Imagen de Diego Delso en Wikipedia, licencia: CC BY-SA 4.0

Lejos de que todo quede ahí, se concedió a San Saturio el patronazgo y la fiesta de la ciudad castellana de Soria. La ermita que se conoce en la actualidad se construyó en la última mitad del siglo XVII por el reconocido arquitecto Pedro de Ajín. Se ha convertido en uno de los rincones más visitados de la provincia.

Por si fuera poco, cabe destacar que en el año 1968, Soria quiso reedificar una iglesia de nueva planta donde constan estancias adosadas a la roca de la gruta así como varias salas. De las tantas que hay, destacan el oratorio de San Miguel, el Cabildo de los Heros, la sala del Cabildo y, por supuesto, la sala del Ayuntamiento.

No podemos dejar de mencionar el conocido como habitáculo del Santero de San Saturio. Este oficio, el de santero de la época medieval, fue desapareciendo con el tiempo. Ahora esta función es más acorde a la actualidad. Este cargo tiene en común con el de la antigüedad que tiene la obligación de abrir la ermita, así como mantenerla limpia. Y no solo eso, sino también atender a los turistas.

Por lo tanto, aparte de religioso, también se convertía en el vigilante de la preciosa ermita de San Saturio. El santero de la actualidad es un funcionario del Ayuntamiento de Soria. Así pues, estamos ante una edificación preciosa, con mucha historia y, sobre todo, un legado que sigue estando presente en la vida de muchos sorianos y visitantes.

Publicidad