Viajestic » Escapadas

Escapada a Consuegra

Un día en Consuegra: molinos y mucho más

Consuegra es un pequeño pueblo de Toledo muy conocido por sus tradicionales molinos, esos que fueron los legítimos enemigos de Don Quijote. Es una localidad con mucho encanto y es ideal para pasar un día muy agradable.

Molinos

Pikist Molinos

Publicidad

En plena Mancha toledana se encuentra, a mitad de camino entre Toledo y Ciudad Real y próximo a la autovía de Andalucía, el pueblo de Consuegra. Aunque de los orígenes del pueblo ya hablar textos romanos sobre un asentamiento celtíbero y posteriormente colonizado por estos últimos, como atestigua su presa y los sótanos de la Casas de la Tercia, antiguas termas de la ciudad. Aunque sus anteriores moradores dejaron vestigios, la verdadera importancia de la villa tiene origen medieval. Sobre el cerro Calderico se alza un castillo musulmán que controlaba la llanura y fue conquistado por Alfonso VI y, cuenta la leyenda, que en esta batalla murió el hijo del Cid. Esto se recuerda cada año en la batalla medieval celebrada en agosto.

Consuegra | Imagen de Kent Wang en Wikipedia, licencia: CC BY-SA 2.0

El castillo se conserva en buen estado y nos permite viajar al siglo X. Dentro del castillo se pueden visitar sus torres, salas principales y capillas. Su visita nos ayuda a hacernos una idea de la importancia de la ciudad en la región como cabeza de la Orden de San Juan. La presencia de esta orden religiosa, mitad monjes mitad soldados, está presente en las diferentes iglesias del pueblo. Muchas de estas iglesias datan del siglo XVI y XVII como la iglesia de San Juan o del Cristo de la Veracruz. Cerca de las iglesias encontramos la plaza del pueblo donde se mezclan edificios renacentistas remodelados, mudéjares como el colegio de San Gumersindo y el museo de la villa con las paredes añil y cal típicamente manchegas.

Consuegra | Pxfuel

En el mismo cerro se alzan, rodeando el castillo como centinelas, doce molinos de viento de la primera parte del siglo XIX. Estas construcciones tan propias de la Mancha y contra las que se enfrentó don Quijote se pueden visitar y conservan su maquinaria original. Estos edificios que, hasta hace poco, fueron necesarios nos permiten conocer la importancia de la agricultura en la región. Hoy en día, y fruto del turismo, se han remodelado y adaptado a las nuevas necesidades.

Una vez conocida la historia y la cultura de la villa, no se puede dejar atrás Consuegra sin conocer su gastronomía. Desde un molino convertido en gastrobar hasta diferentes locales en la villa permitirán disfrutar de los platos típicos de la Mancha. Ya sean gachas, migas de pastor o carnes de caza, sin duda nos hará disfrutar de los productos de la región. Por otro lado, es importante destacar que en Consuegra y los pueblos de alrededor se produce azafrán de gran calidad y se recomienda al viajero que lo pruebe. Para aquellos golosos, no olviden probar los hojaldres, rosquillas y flores para acabar el viaje con buen sabor de boca.

Publicidad