Recordaremos cita a cita, los lugares que visitan los protagonistas de esta serie. En la primera cita los protagonistas se encuentran en una cafetería muy especial, Espai Joliu. Es un luminoso café de aire industrial, en el que además de ser especialistas del café y contar con una selección de dulces caseros, se pueden comprar plantas y una carta de dulces caseros y café de especialidad. Se encuentra por la zona de El Poblenou, en Barcelona.

Sin salir de la Ciudad Condal, la segunda cita tiene lugar en una coctelería con aires clandestinos. Paradiso, es el nombre de este lugar donde sirven cócteles de autor y la entrada al local es lo menos singular. Está en el barrio barcelonés de el Born.

Cócteles de Autor en Paradiso | Imagen cortesía de HBO

El Mercat del Carmel es el escenario de la tercera cita. Aquí ella y él se deleitan con un ramen trasladan a Tokio gracias a su sabor. A pesar de situar este puesto en el Mercat del Camel, en el barrio de Barcelona el Carmelo, este restaurante japonés se ha inspirado en el Yokaloka del Mercado de Antón Martín, en Madrid.

Después de locales clandestinos, “Street food” japonesa y cafés muy especiales, le llega el turno a la alta cocina, con la Cocina Hermanos Torres. Es en la cuarta cita, cuando la pareja se reúne en este local único y vanguardista. Aquí también se dan su primer beso, y los Hermanos Torres hacen un pequeño cameo.

Con lo visto hasta ahora es fácil darse cuenta de lo mucho que Isabel Coixet atesora la buena comida y la gastronomía, que se vuelve el hilo conductor en el desarrollo de las citas y de los propios personajes. Con cada plato conocemos un poco más de su historia.

Cocina Hermanos Torres | Imagen cortesía de HBO

Él tiene que asistir a una convención en Roma y ella está constipada y en Barcelona. Este “encuentro” se hace posible a través de audios y llamadas telefónicas. Ella le lleva a La Filosofía del Gelato, esta heladería ficticia se ha basado en La Gelateria Ice-Crome, que está muy cerca del Palazzo Braschi. Él ya había visitado el Bar de Santis Remo, un establecimiento de toda la vida en el corazón de la capital italiana. Por último, nos queda mencionar la Osteria da Zi Umberto, donde va a comer él con los compañeros de la convención. Esta Osteria es famosa por su pasta casera.

A medida que los personajes ganan confianza, los encuentros evolucionan y van tomando diferentes carices. En este capítulo los dos viajan a Montolieu un pueblo del sur de Francia. Se alojan en el Château de Villeneuve un alojamiento rural con mucho encanto.

Chateau de Villeneuve | Imagen cortesía de HBO

De vuelta en Barcelona, la última cita la tienen en Soho House Barcelona, donde se puede disfrutar de una buena película, mientras tomamos un cóctel de autor, en esos sillones tan cómodos que tienen. La Pepita y La Cava, es donde cenan después de la proyección de la película. Este bar de tapas y vermutería está ubicado en el barrio de Gracia.

Ahora ya podéis degustar los mismos platos que los protagonistas de “Foodie Love”.