Viajestic » Escapadas

VISITA GIRONA

Descubre las casas del Oñar

¿Preparas una escapada a Girona? Te contamos todo lo que debes saber sobre uno de los símbolos de la ciudad: las casas de Oñar.

Descubre las casas del Oñar

Pixabay Descubre las casas del Oñar

Publicidad

Es una de las estampas más típicas de Girona es la de sus casas de colores, junto al río Oñar, con la catedral de la ciudad al fondo. Y en las siguientes líneas vamos a intentar contarte un poco más sobre ellas para que, cuando las visites (o si lo has hecho ya), tengas más datos.

Así, para empezar debes saber que estas casas de colores son las casas del Oñar, también llamadas casas del río o o casas colgadas. Son casas cuyas fachadas, pintadas de colores alegres y vivos, dan al río Oñar en el tramo de la Rambla de Girona y la calle Argenteria del casco antiguo. Puede que desconozcas este dato, pero forman parte del Inventario del Patrimonio Arquitectónico de Cataluña.

El interés de estas edificaciones llega no solamente porque resultan muy pintorescas, sino porque surgen a raíz de un crecimiento continuado de los edificios del oeste de la Rambla. Se trata de reedificaciones de las construcciones que se levantaban previamente sobre la muralla de Girona.

Casas de Oñar
Casas de Oñar | Pixabay

La mayoría de las casas del Oñar se levantan sobre el río, cuelgan sobre él, y son casas de crujía estrecha (en su mayoría) que forman una diversidad de volúmenes porque la alineación de cada una de ellas no es la misma.

Las casas colgadas de Girona, como decíamos, se levantaban sobre la muralla medieval de la ciudad. Fue poco a poco que fueron creciendo, en altura por una parte, con voladizos por otra. Con el paso del tiempo se han ido deteriorando, por eso algunas, como las del sector del Pont de Sant Agustí, han tenido que ser rehabilitadas.

Por otro lado, cabe señalar que pese a que todas ellas, en conjunto, forman parte del Patrimonio Arquitectónico de la comunidad, no todas tienen la misma importancia. Entre ellas, podemos destacar la Casa Masó, en la que nació y vivió el arquitecto Rafael Masó i Valentí.

Esta edificación en concreto se encuentra en el número 29 de la calle Ballesteries y es todo un icono del Novecentismo de la ciudad. Actualmente y desde el año 2006, la Casa Masó es la sede de la Fundación Rafael Masó. Y puede reconocerse entre las demás porque es la única que tiene la fachada pintada de blanco.

Publicidad