Es considerado el pico más alto de España con una altitud de 3.718 metros sobre el nivel del mar y 7.500 metros sobre el lecho oceánico. Y no solo eso, sino que también es el tercer volcán más grande de la Tierra, después de Mauna Kea y el Mauna Loa (Hawái).

Este trozo de naturaleza situado en Tenerife forma parte del Parque Nacional del Teide, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 2007. Pero, ¿qué secretos guarda el famoso Teide? ¡Atento/a!

1. Hay un búnker

Se llama Santa Úrsula y pertenece a la Segunda Guerra Mundial. Aunque España se mantuvo neutral, la amistad de Franco con Italia y Alemania lo llevaron a crear una defensa. A día de hoy aún puede visitarse, y desde el exterior se observan dos nidos de ametralladoras tapadas por la vegetación.

Teide | Victor R. Ruiz – Flickr

2. ¿Vida en Marte?

La zona del Teide ha sido objeto de estudio para comprobar la existencia de la vida en Marte. Se han analizado rocas volcánicas para compararlas con las muestras obtenidas de la misión en el planeta extraterrestre.

Teide | Mike Peel – CC-BY-SA-4.0.

3. El Teide sana

Existieron diversos sanatorios en la isla debido a su clima suave, pero hubo uno en este volcán que hoy en día está escondido. Las personas que sufrían enfermedades respiratorias acudían a este lugar para sanarse en manos de los enfermeros, que construían sus pequeños refugios con ramas y piedras. Tal y como explica A Donde Vamos Hoy Tenerife, este rincón no se llegó a usar porque solo se construyño la vivienda destinada al médico y servicios. Asimismo, el avance de la medicina hizo que estos lugares fuesen desapareciendo y este lugar.

Teide | Neticola – Flickr

4. Su teleférico

Es el más alto de España. Asciende a tan solo 163 metros de la cima del volcán y su recorrido de 2.482 metros dura entre ocho y diez minutos. Sus cabinas tienen capacidad para 35 personas.

Teide | Carlos Teixidor Cadenas – Wikipedia

5. Mil pesetas

En caso de no haberte dado cuenta todavía, el Teide aparecía en los billetes de mil pesetas junto al Roque Cinchado y el Drago de Icod de los Vinos.

Lo hayas visitado o no, el Teide nunca dejará de sorprenderte. Y que sea considerado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, así como también Monumento Natural, no es ninguna casualidad.