Viajestic » Escapadas

Pastrana

Cueva de los Moros: Descubre el lugar donde San Juan de la Cruz decidió encerrarse

La Cueva de los Moros es una de las zonas más espectaculares de España. Tanto es así que San Juan de la Cruz quiso encerrarse en este lugar. Esta es la historia.

Cueva de los Moros

Imagen de Santiago López-Pastor en Flickr, licencia: CC BY-ND 2.0 Cueva de los Moros

Publicidad

En mitad de las tierras de Pastrana existe una espectacular roca de arenisca, perforada y con un aspecto de lo más peculiar. Estamos ante la conocida como Cueva de los Moros. Su verdadera función aún es desconocida, aunque se dice que fue utilizada en numerosas ocasiones como lugar para dejar el ganado. Ese dato se conoce por la capa de excrementos que se encuentra en el suelo.

Sus paredes también son dignas de admirar, ya que son negras como consecuencia del hollín de las hogueras que se encendieron en su interior a lo largo de los años. De ellas parte una galería que nos lleva al norte, estando su parte final completamente tapiada. Eso sí, justo en una pequeña abertura podemos ver el mismo cielo. ¡Es absolutamente mágico!

Hay dos cosas que llaman la atención: El claro paralelismo de sus galerías y, por supuesto, esa forma de tronco piramidal. Sus 5 metros han sido tallados completamente a mano. En realidad descubres que no es una cueva, sino un conjunto de pasadizos y túneles interconectados, contando con varias salidas al exterior. Cabe destacar que en sus paredes encontramos una serie de signos grabados que no corresponden a ninguna de las escrituras conocidas. ¡Algo fascinante!

Pastrana | Imagen de AdriPozuelo en Wikipedia, licencia: CC BY-SA 3.0

Por lo tanto, puede que estemos ante un auténtico santuario rupestre que se remonta nada más y nada menos que a la época de la Edad de Hierro. ¿La razón? Se pueden ver algunos restos que recuerdan a la escritura del alfabeto ibero. Se llegó a replantear el hecho de que el interior de esta Cueva de los Moros podría haber sido un templo perteneciente a un castro celtibérico ya desaparecido: La Pangia.

Por ese mismo motivo, durante dos épocas clave como son la Edad Media y el Siglo de Oro, muchos son los monjes que utilizaron este tipo de cuevas para poder recogerse y meditar. De hecho, es conocido que durante un tiempo San Juan de la Cruz se encerró en este lugar.

Para otros tantos autores, esta Cueva de los Moros tiene cierta similitud con los conocidos eremitorios altomedievales, es decir, refugios para la meditación, oración y la vida en soledad. A unos 500 metros aproximadamente de la Cueva podemos disfrutar del Convento Carmelita de San Pedro, que fue fundado por San Juan de la Cruz y Santa Teresa allá por el año 1569. Por lo tanto, estamos ante un lugar lleno de luz y con una magia de lo más especial. ¡Tienes que descubrirlo!

Publicidad