En 1987 se otorgaron las primeras banderas a las playas y puerto deportivos que cumplían con una seria de requisitos de calidad y gestión. Desde entonces cada año se suman más playas a esta lista, pero si no se cuidan también se pueden retirar. ¿Qué requisitos deben de seguir las playas para conseguir la prestigiosa Bandera Azul? Y mantenerla, por supuesto. Los criterios que deben reunir las playas y puertos deportivos están clasificados en cuatro bloques: Información y Educación Ambiental; Calidad del Agua; Gestión Ambiental; y Seguridad y Servicios.

En cuanto a Información y Educación Ambiental, debe de haber paneles instalados en los que se explique la información específica de la playa, los ecosistemas que podemos encontrar en ella; y si se diera el caso informar sobre espacios naturales protegidos próximos e incluir un código de conducta a seguir en ellos. Además, el municipio tiene la obligación de organizar y promover, como mínimo, cinco actividades de educación ambiental cada año. Dependiendo del compromiso que haya con el entorno medioambiental, de forma voluntaria el municipio puede incluir los Senderos Azules y Centros Azules, que están promovidos y coordinados por Bandera Azul.

Playa con Bandera Azul | Foto de Mariordo (Mario Roberto Duran Ortiz) para Wikimedia Commons

El segundo grupo de criterios corresponde a la Calidad del Agua. En este apartado la importancia recae en la calidad que tenga el agua destinada al baño en la playa. Por ello, durante la temporada anterior la calidad debe de haber sido excelente, en todos y cada uno de sus puntos de muestreo, respondiendo a la Directiva de Calidad de Aguas de Baño. Para poder obtener datos representativos, se deben recoger de forma oficial un número determinado de muestras periódicas del agua, para determinar así dicha calidad. Y, por supuesto, tienen la obligación de cumplir la Directiva de Tratamiento de Aguas Residuales Urbanas. En el momento que se detecte el incumplimiento de esta directiva, la playa se quedaría sin Bandera Azul.

El tercer apartado responde a las cualidades relacionadas con la Gestión Ambiental. Aquí las playas deben estar al día con la legislación ambiental, especialmente con la Ley de Costas. Por otro lado, se tiene que garantizar la limpieza de la playa y una adecuada gestión de residuos que incluye la recogida selectiva de envases, papel, vidrio, etc. La cosa no acaba aquí, pues La playa debe tener baños públicos, y menos una de las playas Bandera Azul del municipio, deben contar con uno adaptado para personas con diversidad funcional.

Playas | Foto de Harrieta171 para Wikimedia Commons

Con todo esto llegamos al punto final, el apartado dedicado a Seguridad y Servicios. En éste el foco recae en los accesos a las playas, que deben ser fáciles y seguros. Por esta razón muchas de las calas vírgenes que nos encontramos en nuestros viajes a las Baleares o por el norte, no están dentro del listado de playas Bandera Azul. Por otra parte, las playas urbanas tienen que ser accesibles para las personas con diversidad funcional. Además, tiene que haber un equipo de primeros auxilios, con un equipo humano bien preparado y el adecuado material de socorrismo.

Puedes consultar aquí el listado de playas Bandera Azul en España.

Consulta aquí la guía de interpretación de criterios Bandera Azul para playas 2019.