En la costa de la provicia de Granada, las montañas acaban en el mismo mar Mediterráneo, de ahí que se componga de una sucesión de calas y promontorios muy diversos, formados gracias a una excepcional orografía. Bautizada como Costa Tropical, destaca entre las diferentes zonas marineras andaluzas, por sus muchos lugares pintorescos. No solo se trata de playas, sino de la oportunidad de disfrutar de formaciones naturales como los promontorios de Punta de la Mona y Cerro Gordo, los que enmarcan la preciosa localidad de La Herradura; o ver un puerto deportivo, el de Marina del Este, donde practicar todo tipo de deportes acuáticos. Y todo ello por no hablar de ruinas de construcciones árabes y castillos nazaríes como el de Salobreña. Además, esta profusión de rincones ha convertido en este rincón en uno de los predilectos por los naturistas, ya que la costa ha formado multitud de pequeñas calas en las que la intimidad está más que asegurada. A muchas solo se llega tras una caminata, aunque hay otras que están a un paso de la carretera, y aquí el problema surge a la hora de aparcar. En todas, el agua está cristalina y abundan las que, guarecidas, permiten disfrutar del agua sin un alto oleaje y casi sin viento sobre la arena. Almuñécar, Albuñol, Gualchos, Motril... una ruta deliciosa en la que broncearse sin marca del bañador.