Construido en el año 70 a.C., el Teatro Romano de Cádiz se ha convertido en uno de los mayores atractivos de la ciudad. Por aquel entonces, el gaditano Lucio Cornelio Balbo “el Mayor”, amigo y consejero de Julio César, decidió ampliar Gades, la antigua Cádiz. Para ello, construyó la Neápolis, un nuevo barrio en el que se levantaron un anfiteatro y un teatro.

Sin duda, Cádiz fue una de las ciudades más importantes durante la época romana, y esto es un hecho que los habitantes de la ciudad italiana no ignoraron. La vinculación de Roma y Cádiz era evidente.

Desde su fundación por los fenicios, la ciudad andaluza se convirtió en una capital imperial gracias al gran poder comercial que adquirió de la mano de la sal, de los minerales y, sobre todo en época romana, del transporte de cereales y aceite.

Coliseo | Historiadormundo – Wikipedia

Una gran parte de la población gaditana pasaba largas temporadas en Roma, considerados como comerciantes notables. Una muestra de este reconocimiento social son las dos inscripciones localizadas en las gradas del Coliseo con la referencia “gadinatorum” (“de los gaditanos”).

Así es. Los gaditanos tenían sus propios asientos reservados entre los siglos II y III como unos verdaderos V.I.P.

Este dato es uno de los más desconocidos incluso por los propios habitantes de Cádiz. No obstante, es uno de los motivos por los que presumen de historia y, sobre todo, de relevancia en uno de los mayores imperios: el Romano