Viajestic » Escapadas

LEYENDAS GADITANAS

La Casa del Pirata de Cádiz: esta es su curiosa historia

Te contamos la curiosa historia que se esconde tras la conocida como Casa del Pirata de Cádiz. ¡No te dejará indiferente!

Casa del Pirata. Cádiz

Imagen de Diego Delso en Wikipedia, licencia: CC BY-SA 4.0 Casa del Pirata. Cádiz

Publicidad

Uno de los lugares más sorprendentes que podemos encontrar en Cádiz es, sin lugar a dudas, la conocida como Casa del Pirata. La curiosa historia que hay detrás de ella no deja indiferente a nadie. La leyenda dice que un joven marino Cádiz fue a la India para buscar fortuna, dejando atrás a su joven mujer esperándole en el puerto de la ciudad.

Ella, por su parte, se levantaba todas las mañanas y se acercaba a la torre de vigilancia para ver si aparecía el barco de su amado. Un hombre que jamás regresó. Esta noticia tan trágica llegó en uno de los galeones de América. Y es que este joven marinero Cádiz terminó hundiéndose en las costas de las Indias.

La esposa negó, en primera persona, la muerte de su amado. Su corazón sentía que seguía vivo, sintiendo su presencia cada noche. Y cada noche también rezaba por ese ansiado regreso, mientras se maldecía por el hecho de haberle dejado ir para cumplir esa promesa.

Muchos lloraron la muerte del marinero, mientras que tachaban a la joven de haberse vuelto loca al no aceptar lo sucedido. Así sucedió todos los días hasta que, finalmente, el marinero regresó cargado de riquezas y oro. Al parecer, el joven llegó a una isla que estaba prácticamente desierta y en la que, rápidamente, estableció contacto con piratas de muchísimas nacionalidades.

Es en ese lugar donde pudo amasar esa fortuna que tantísimo soñaba, por lo que encontró en ese momento el instante perfecto para regresar. Llegó un momento en el que el marinero dijo a su mujer que volvería al mar, por lo que le hizo prometer que se quedaría en la ciudad o, por el contrario, moriría por el amor de distancia.

Ella aceptó y cumplió la promesa, pero perdió el mar por lo que estaba profundamente triste. Es entonces cuando decidió construir una casa tan bonita como el mar, que le recordara a su marido el barco, a esa solitaria isla que hizo que su sueño se cumpliera. Todo ello con un puente, desde el que se puede navegar si giras ese imaginario timón.

Por lo tanto, decidieron vivir en esa casa hasta la muerte de la mujer. El pirata había cumplido su promesa, así que tomó la decisión de enterrar a su mujer en oro. Hay otra leyenda que dice que dos jóvenes se enteraron de este último dato por lo que, aprovechando la oscuridad de la noche, decidieron robar todo ese oro.

Por ese mismo motivo el marido, furioso por lo sucedido, cogió un arma y mató a los ladrones. Desde ese mismo instante, esta Casa del Pirata continúa siendo un vivo reflejo de la historia protagonizada por los primeros propietarios. La historia como tal asegura que esta casa palacio fue construida por un comerciante. Como curiosidad, esta edificación quedó reflejada en la obra ‘Calle de los Doblones’ de Adrian Dauzats, de 1835, y que se conserva en el museo parisino del Louvre.

Publicidad