Si hablamos de Ciudad Real, cabe que lo primero que nos venga a la mente sean molinos y un ingenioso hidalgo, dulcineas, sanchos y quijotes de andanzas y caminos, de la Mancha más literaria y al tiempo de la más auténtica; cabe que llegemos a pensar en Parques Naturales como las Lagunas de Ruidera o las Tablas de Daimiel, en los vinos de Valdepeñas o en el teatro de Almagro; cabe incluso que pienses en los campos de Castilla pero... ¿se te ocurriría evocar un resort de lujo con spa y golf? La Caminera es un lugar pensado para regalar ocio y placer; dispone de campo de golf, pista de paddle y gimnasio para los más deportitas, un delicioso spa para los amantes del agua, un pabellón de caza y también una bodega y restaurante a la altura de los gustos gourmet más exquisitos. La Caminera es un resort de espacios y momentos diversos, por eso sus propuestas para alojarte se llaman así: momentos spa para quienes buscan mimar su cuerpo, darle el merecido descanso del guerrero con un masaje relax y un circuito para sentir el agua de mil formas y maneras o quirogolf, un innovador masaje con bolas de golf especialmente indicado para aliviar contracturas; y del momento spa&golf pasamos al 100% golf que culmina en el hoyo 19 con una cerveza. Si los momentos de spa y golf te seducen, prepárate a vivir un momento vino: ya sea con una degustación de caldos en el resort o visitando una bodega, imagina el final del día en un baño de uva morada. Si eres lo tuyo es el maridaje y los sabores gourmet, quizá prefieras los momentos manchegos que incluyen degustación de productos de la tierra, con el queso con protagonista, y un masaje de aceite de uva roja. Probablemente a estas alturas estarás pensando en este resort como un destino romántico en toda regla, y no vas mal encaminado, por eso podrás elegir también momentos románticos: cava y trufas de chocolate en la habitación, 90 minutos de spa, una cena íntima y romántica... Todos los momentos de La Caminera incluyen una noche de hotel y el placer de algún tipo de masaje o circuito en el spa y, a partir de ahí, al gusto del viajero. El capricho de un momento podrá costarte desde 149 euros para las experiencias más sencillas a los 335 de los placeres manchegos y sus degustaciones de aceite, vino y queso. Si, después de haberte presentado este soberbio resort, algo podemos recomendarte es, sin duda, que, si tienes un momento, regálatelo en La Caminera.