Hay rincones que merece la pena conocer, y uno de ellos, muy especial, con un mar de color azul marino, y aguas cristalinas en la orilla, con acantilados y pequeñas calas, que huele a brezo y a Mediterráneo, entre acantilados en los que crecen pinos de formas caprichosas, donde sus pueblos son postales y la luz lo invade todo, con casitas blancas agolpadas, donde el espíritu descansa y el alma se recarga, se llama Ampurdán, una comarca histórica de Cataluña. Una tierra fértil, verde, donde los campos dan sus frutos y la gente vive pausada y con calma. Una mezcla de campo y playa, única. Artistas, genios, escritores y pintores. Gente de mar, gente con historia. Hay tantas que se pueden contar... Y en esta comarca privilegiada, tres calas destacan por su belleza, tres destinos para unas vacaciones en familia únicas. Rutas de senderismo entre acantilados o bosque de pinos, calas escondidas, deporte en un mar cristalino, atardeceres junto al mar, tranquilidad en un paisaje mágico, pueblos con encanto y una gastronomía espectacular con productos del mar y de la tierra. Gerona, una provincia privilegiada, donde los días pasan y las noches te envuelven. Tradición y modernidad se dan la mano, hoteles con encanto, restaurantes únicos y todo muy chic. Si no conoces la zona, te vas a enamorar. Turismo, pero sostenible, la Costa Brava es, sin duda, un rincón encantador de nuestra geografía.