Viajestic » Escapadas

Valle de Estós

Cabaña del Turmo: ¿Dónde se encuentra el lugar que menciona la canción de Celtas Cortos?

Es el momento de descubrir dónde se encuentra la famosa Cabaña del Turmo que se menciona en la canción ’20 de abril’ de Celtas Cortos.

Cabaña de Turmo

Imagen de Pacopac en Wikipedia, licencia: CC BY-SA 4.0 Cabaña de Turmo

Publicidad

“¿Recuerdas aquella noche en la cabaña del Turmo? Las risas que nos hacíamos antes todos juntos. Hoy no queda casi nadie de los de antes, y los que hay han cambiado”. ¿Quién no recuerda el estribillo de esta canción? La banda Celtas Cortos hizo historia en la industria musical con este ’20 de abril’, un tema que pase el tiempo que pase sigue estando presente en nuestro día a día.

Lo que es evidente es que esta composición de Celtas Cortos nos hace recordar los grandes recuerdos de un amor, de esa pandilla de amigos e, incluso, esas escapadas a la montaña. Todas estas situaciones con ciertos toques de nostalgia que, por supuesto, nos hace sentirnos identificados aún más con la canción.

Ahora bien, ¿sabías que la cabaña del Turmo que se menciona en ’20 de abril’ realmente existe? ¡Lo que lees! Y se encuentra nada más y nada menos que en el precioso valle de Benasque, en el pirineo aragonés. De hecho, hace relativamente poco la banda decidió regresar a este lugar para grabar un vídeo musical para rememorar esta histórica canción.

Cabaña de Turmo | Imagen de Miguel303xm en Wikipedia, licencia: CC BY-SA 2.5

La cabaña del Turmo que refleja la canción de Celtas Cortos en realidad es una vieja cabaña de pastores en el valle de Estós, en mitad del monte. Gracias a este proyecto musical, se ha convertido en una de las cabañas que más turistas atrae cada año. De hecho, llegan a pagar, en grupo, entre 100 y 300 euros por noche. Es una manera de apoyar su mantenimiento, ya que entre otras tantas cuestiones no tenía ni luz ni agua.

Y es que en ’20 de abril’, Jesús Cifuetnes (Cifu) y el resto de integrantes de la banda rememoraban esas escapadas al Pirineo en pandilla. En una de esas tantas aventuras, durmieron en este peculiar refugio. Aunque el lugar estaba en una situación de lo más precaria, al menos tenía literas y un sitio para hacer lumbre. Lo que es un hecho es que el paraje natural les dejó completamente impactados.

Así pues, esta cabaña del Turmo se convirtió en el punto de inspiración de la canción con la que Celtas Cortos marcó un antes y un después en muchísimos aspectos. Hasta que se decidió rehabilitar, el uso de la cabaña se hacía sobre todo en la época estival, ya que los pastores tenían un lugar perfecto para refugiarse mientras los animales pastaban en alta montaña. Lo más bonito de todo es que tanta importancia adquirió esta cabaña que hasta el Gobierno de Aragón quiso contribuir a su mantenimiento. ¡Qué bonita historia!

Publicidad