Villena no solo cuenta con un bonito casco histórico, reconocidas festividades en su calendario y un gran recetario culinario, sino también con diversas propuestas de ocio y deporte, que bien pueden disfrutar familias, parejas o grupos de amigos durante el otoño. Algunas de ellas son sus rutas de escalada y sus vías ferratas -itinerarios verticales u horizontales con clavos, grapas, pasamanos, presas, puentes colgantes, cadenas o tirolinas para ser ascendidos-.

Los escaladores expertos conocerán la zona de la Sierra del Fraile, al noreste del Collado de Peña Rubia, a la que puede accederse desde el aparcamiento de la urbanización Peña Rubia. Se podrán probar más de 80 vías, equipadas con parabolts -tornillo roscado de hasta 15 centímetros- aunque algunas continúan con spits -tacos de expansión autoperforantes- con una altura media de 25 metros. Las vías progresan desde el 6º hasta el 8º grado, por lo que no están indicadas para recién iniciados.

Imagen no disponible | Montaje

La zona ‘Sector Competición’ está por debajo de las antenas de repetición de Peña Rubia y para llegar a ella hay que tomar la Vereda de Ramos hasta que finalice el asfalto y continuar por camino de tierra. Cuenta con 30 vías, todas ellas equipadas para escaladores de nivel 6b+ o más.

Las Vías Ferratas nacieron para dar servicio al ejército, ya que en la Primera Guerra Mundial las diseñaron para poder traspasar material de un valle a otro. La Vía Ferrata Castillo de Salvatierra comienza en la zona conocida como ‘Las Cruces’, camino que hay que abandonar más tarde para pasar por el Collado de Salvatierra, cercano al yacimiento homónimo de origen musulmán. Cuenta con 53 metros de desnivel y más de 115 metros de recorrido, que pueden superarse acompañados de un guía. Se pondrán a prueba las habilidades de todos, ya que habrá que realizar trepada vertical, pequeños desplomes, travesías, descenso de peldaños y hasta cruzar un puente con cable de acero. Es la mejor vía para iniciarse, cuenta con 94 peldaños y una longitud de 115 metros.

Imagen no disponible | Montaje

Villena propone también la Vía Ferrata Sierra de la Villa, con acceso por el mismo lugar. Se debe descender alrededor de 100 metros agarrados a un cable de acero para llegar a la zona de salida. Esta ruta está más indicada para personas con nivel avanzado, ya que su recorrido es superior: 153 metros y el nivel acumulado asciende a 70 metros. Cuenta con 126 peldaños de acero y está totalmente cableada.

Hay ciertos elementos que deben componer nuestro set de material indispensable y que se deben preparar antes de iniciar la escapada: casco para evitar que nos golpeen piedras: arnés cómodo y regulable; disipador, obligatorio en las vías ferratas para amortiguar el golpe en caso de caída; tercera baga, recomendable aunque no imprescindible; cuerda y descensor para asegurarnos; calzado cómodo y antideslizante y guantes para protegernos las manos de heridas. Y por supuesto, se recomienda hidratarse cada cierto tiempo, tomar fruta o< frutos secos cuando se haga alguna parada y echarse crema en las horas de mayor fuerza del sol para evitar quemaduras.

Más información: Turismo de Villena