Desde el siglo XIII, con el reinado de Alfonso X El Sabio, y hasta que desapareció en 1836, la Mesta agrupó a todos los pastores de Castilla y León otorgándoles una serie de privilegios relacionados con el pastoreo. En este contexto, en el siglo XVII se construyó en la localidad de Torrecaballeros una gran finca agrícola con las instalaciones y almacenes necesarios para el esquileo de ovejas. Siglos después, en este mismo lugar se reconvirtió en un acogedor complejo que abrió sus puertas en 1987. Y es en esta cómoda ubicación, solo a 100 kilómetros de Madrid y a 10 kilómetros de Segovia, en la localidad de Torrecaballeros, donde se encuentra El Rancho de la Aldegüela. El terreno que ocupa el Rancho está compuesto por un hotel, una posada, un bar, un restaurante, jardines con salones para eventos y tiendas de decoración artesanal y productos gourmet. Nada más entrar, llama la atención la arquitectura típica castellana, de piedra y madera, y también el ambiente cercano que se respira dentro de sus muros. Casi como si de un pequeño pueblo se tratara, cualquier visitante que se adentre en los límites de El Rancho de la Aldegüela se sentirá como en casa. Sus jardines invitan a pasear, a respirar hondo y disfrutar de las antiguas construcciones y almacenes que recuerdan el paso de los ganaderos segovianos siglos atrás. Porches, jardines, corralas, fuentes, bancos junto a montones de paja y casas bajas con bonitas tejas… el lugar perfecto para pasar una tarde o celebrar un evento familiar. El Hotel del Rancho, de cuatro estrellas, abrió sus puertas en 2003. Cuenta con una decoración rústica, unas instalaciones confortables y 49 habitaciones encantadoras en las que reina la tranquilidad. Sus zonas comunes son amplias y su piscina exterior tiene unas increíbles vistas a los campos de Castilla. Además, también alberga un SPA con bañera de hidromasaje, piscina de tonificación, ducha de gran rociador y baño turco. Otra opción de alojamiento es La Posada, que se inauguró en 2008 y tiene 29 habitaciones más funcionales y modernas. En su restaurante, los platos estrella son sin duda los asados de cochinillo y lechazo en horno de leña. Pero en su carta tienen también un lugar privilegiado las recetas tradicionales con toques innovadores. Y para aquellos que prefieran picar algo o saborear un menú del día, La Taberna o El Bar tienen una amplia carta de raciones. A pesar de su cercanía con Segovia, en Torrecaballeros y, en concreto, en el Rancho de la Aldegüela el reloj no importa, solo se tienen en cuenta la tranquilidad, el descanso y el buen comer. Los alrededores son el lugar perfecto para llevar a cabo rutas de senderismo, hacer deporte al aire libre o conocer los pueblos de alrededor.