Todos los pueblos y ciudades son hijos de su historia y lugares deomo Las Palmas de Gran Canaria, urbe atlántica y, como ciudad portuaria, dueña y señora de un legado multicultural muy rico, no solo cumple con esta máxima sino que va más allá, lo vuelca en su literatura.

La ciudad atesora vínculos con Agatha Christie (la novela negra hecha mujer...) o Eugene O'Neill, sin olvidar que es además el lugar de nacimiento de Benito Pérez Galdós pero hoy no vamos a entretenernos con estos autores (aunque podríamos...) sino con dos escritores locales que ambientan sus novelas su lugar natal, Las Palmas de Gran Canaria, hablamos de Alexis Ravelo y de José Luis Correa.

Calle Mayor de Triana | Imagen cortesía de Las Palmas de Gran Canaria

Ravelo es el padre literario de Eladio Monroy que no es policía ni detective, como correspondería a una novela negra, sino un pensionista de la marina, sarcástico y maleducado que trabaja en negro haciendo y deshaciendo entuertos para completar su escueta pensión; con él te perderás por las calles y la vida de Las Palmas de Gran Canaria y descubrirás demás un retrato de la sociedad española que cabe que te sorprenda.

¿Qué leer de Ravelo? ¿Qué tal Tres Funerales para Eladio Monroy? o La Estrategia del Pequinés porque podremos además ver la película.

Muelle Deportivo | Imagen cortesía de Las Palmas de Gran Canaria

Correa por su parte sí se abona a un detective para protagonizar su novela negra, Ricardo Blanco; claro que se trata de un detective poco convencional y muy sugerente, adora el jazz, el cine y la buena literatura, es curioso como debe ser irremediablemente todo detective y un obseso de la verdad (en esto parece más un policía o incluso un jurista aunqeu no terminó carrera alguna). Con ricardo blanco recorremos también Las Palmas y descubrimos la playa de las Canteras po rla noche, la tórrida calima...

¿Qué leer de Correa? vamos un poco tarde para Muerte en Abril y es poronto para Quince Días de Noviembre ¿qué tal El Detective Nostálgico?.

Nada como un buen viaje literario lleno de misterio y tensión como el que nos regala la novela negra para disfrutar de un viaje literario en confinamiento o en desescalada.