La palabra albufera proviene del árabe ‘al-buhayra’, que en castellano significa ‘el pequeño mar’ o ‘el marecito'. Con esto, ya nos queda bastante clara la realidad a la que se refiere. Una gran laguna de agua salada o ligeramente salobre, que está separada del mar por una lengua de arena, pero que mantiene la comunicación con él por algunos puntos. En la Comunidad Valenciana, concretamente a 10 kilómetros de la ciudad de Valencia, nos encontramos con el Parque Natural de la Albufera, una maravilla natural reconocida por numerosos organismos y que, en realidad, pocos conocen a fondo.

Como su propio nombre indica, el mayor atractivo de este Parque Natural es la albufera en sí misma, cuya extensión es de más de 23 kilómetros cuadrados. Lo que hace que el paisaje sea aún más original, distintivo y asombroso es que esta laguna está rodeada de unos 220 kilómetros cuadrados de arrozales. Aunque para los habitantes de la zona es una imagen de lo más común, en el resto de la Península Ibérica no estamos acostumbrados a este tipo de paisaje, por lo que saber que lo tenemos a la vuelta de la esquina sigue sorprendiendo a diario.

Albufera | Valencia

Es imposible no hablar de la fauna del lugar, entre la que destacan numerosas especies de aves que han encontrado su hogar en el Parque Natural de la Albufera. Pero más imposible si cabe es no hablar de los espectaculares atardeceres y amaneceres que podemos contemplar en la zona. Las tonalidades cálidas que genera el sol en estos fenómenos se reflejan en las aguas de la laguna y dibujan formas increíbles junto a las nubes. Todo ello combinado con los arrozales de los que hablábamos nos regala una estampa difícil de olvidar.

Estamos hablando de toda una maravilla natural, de un tesoro que no tiene la fama que merece y que, sin embargo, ha inspirado a numerosos artistas de diferentes campos a la hora de crear sus obras. Una visita obligada si tenemos pensado pasar por la Comunidad Valenciana próximamente y que, además, puede hacer las delicias de los amantes de la fotografía. Ni que decir tiene que aquellos que aprecian la naturaleza caerán rendidos a sus pies en este paraíso.

Una última recomendación. Consulta los horarios y la disponibilidad en la web del parque y aprovecha tu visita para dar un paseo en barca por la laguna, contemplando de cerca su belleza y la fuerza de la naturaleza.