Viajestic » Escapadas

TURISMO GASTRONÓMICO Y OTOÑAL

9 platos típicos de Castilla y León, uno por provincia, que debes probar

Es el momento más que perfecto para hacer un espectacular recorrido gastronómico a través de un plato de cada provincia de Castilla y León.

Cochinillo. Segovia

Pixabay Cochinillo. Segovia

Publicidad

Castilla y León es una de las comunidades autónomas de España que más nos puede ofrecer, tanto a nivel histórico como cultural. Cada vez más es elegido como el destino perfecto para realizar cualquier tipo de escapada. Si eres de los que te guías por la parte gastronómica te proponemos un plan espectacular.

¿En qué consiste exactamente? En visitar las nueve provincias que forman parte de Castilla y León para probar un plato típico de ese lugar. ¿A que es divertido? Para ayudarte a hacer realidad este deseo, vamos a darte a conocer el plato más característico de todas y cada una de las provincias. ¡Te encantará realizar esta aventura!

Botillo (León)

Este plato no puede faltar en una celebración o una fiesta, sobre todo en la zona de El Bierzo. Se disfruta, sobre todo, en invierno y estamos seguros de que no te dejará indiferente. Los ingredientes básicos del Botillo son costilla y rabo de cerdo, aunque se le puede añadir carrillera, lengua, espinazo o lengua. Eso sí, sin olvidarnos de otras tantas cuestiones como ajos, sal y pimentón. Es un plato que puedes probar de diversas maneras, ya sea con arroz, cocido o incluso en hojaldres.

Arroz a la zamorana (Zamora)

Y hablando de arroces, nos quedamos con este espectacular plato que es una de las grandes estrellas de la gastronomía de Zamora. Para triunfar con este plato no solamente se debe elegir un buen arroz, sino también una variedad de carnes a la altura. Debemos tener en cuenta que la receta original de este arroz a la zamorana contiene desde manitas de cerdo a oreja. Por lo tanto, ¡sabor no le falta!

Hornazo
Hornazo | Imagen de Tarmolan en Wikipedia, licencia: CC BY-SA 3.0

Hornazo (Salamanca)

Es un producto hecho con hojaldre y relleno con jamón, chorizo y lomo. Nunca digas a un salmantino que es una empanada, ¡porque les sentará muy mal! Y con razón, ya que no tiene nada que ver. Lejos de quedarte con el típico hornazo de la capital, te recomendamos que disfrutes del Hornazo de la Sierra de Francia que es algo diferente: Con azúcar y huevo cocido en su interior, entre otras variaciones. ¡Es espectacular!

Lechazo Churro (Palencia)

No puedes irte de Palencia sin probarlo. Es absolutamente increíble. Para disfrutar de este Lechazo Churro se debe elaborar un majado con ajo, agua, manteca y zumo de limón. Una vez sazonada la pieza se le unta el majado justo antes de meterlo al horno. Es la fórmula para que el lechazo quede crujiente por fuera y tierno por dentro. Para que salga perfecto se requiere de mucha técnica.

Sopas de Ajo (Valladolid)

Es una forma verdaderamente espectacular para entrar en calor durante los fríos inviernos vallisoletanos. Estamos ante un plato fácil, económico y muy rico que, durante muchas generaciones, ha alimentado a los habitantes tanto de la capital como del resto de la provincia. Está elaborado con huevos, pan, ajos, aceite de oliva, pimentón dulce y sal. ¡Nada más!

Chuletón de Ávila
Chuletón de Ávila | Imagen de Xemenendura en Wikipedia, licencia: CC BY-SA 3.0

Chuletón (Ávila)

Es el plato típico por excelencia, siendo uno de los más conocidos de Castilla y León. Ya sea carne de vaca, buey o ternera, por lo general se prepara a la parrilla y muy poco hecho. Cabe destacar que no suele ir acompañado de especias como tomillo para que no se anule el sabor original. Aunque, eso sí, hay gente que prefiere añadirlo para dar un toque especial. ¡Para gustos los colores!

Morcilla (Burgos)

Es un clásico si hablamos de gastronomía tradicional de esta comunidad autónoma. Está elaborado con cebolla, arroz y sangre de cerdo. Además, puedes degustarla de diversas maneras: Acompañada de pan o, incluso, utilizándola como ingrediente para cualquier otro plato. Sea como sea, tiene un sabor tan fuerte y característico que siempre será un acierto catarla.

Morcilla de Burgos
Morcilla de Burgos | Imagen de Tamorlan en Wikipedia, licencia: CC BY 3.0

Cochinillo (Segovia)

¿Cómo podía faltar este plato en esta lista? ¡Imposible! Aunque cuenta con un alto poder calórico, merece mucho la pena disfrutar del cochinillo ya que mezcla la textura crujiente de la piel con una jugosa carne en su interior. Por si fuera poco, el más tradicional lo elabora en un horno de leña, algo que lo hace más único y sorprendente.

Torreznos (Soria)

En esta novena y última provincia de Castilla y León de esta lista contamos con un plato muy especial: los torreznos. Es una mezcla perfecta de tocino y piel que suele o tostarse a la parrilla o, directamente, freírse. El resultado, para que sea óptimo, debe ser un torrezno tanto crujiente como dorado. Si vas a Soria, ¡ya sabes lo que tienes que probar! Porque no te dejarán indiferente.

Publicidad