La leyenda de “El fantasma de la Ópera” sigue aterrando a la Ópera Garnier de París y es que el autor de esta novela se inspiró en hechos reales para escribirla. Muy pocos saben que allí se vivieron hechos realmente aterradores, como la muerte de una bailarina o de un espectador en el año 1896, todo ello relacionado con el número 13, muy importante para los más supersticiosos. Además, algo muy curioso que también llevo a la creación de la leyenda fue un cadáver encontrado en el subsuelo del edificio, el cual acabó por ser considerado como el cuerpo del fantasma.

Espectacular techo y lámpara de la Ópera Garnier | Pixabay

Este edificio pertenece al estilo neobarroco propio del siglo XIX y fue creado por iniciativa de Napoleón III, aunque tardó quince años en ser construido debido a una serie de problemas relacionados tanto con el terreno, como con la guerra de 1870. Lo primero que llama la atención al adentrarse en ella es todo el lujo que rodea sus paredes, techos y también el mobiliario. Allá donde mires lo primero que transmite es una sensación de riqueza, así como muchos otros lugares de la ciudad parisina.

La Ópera tiene una dimensión de más de 10.000 metros cuadrados y se encuentra dividida en varias salas. De hecho, la sala de espectáculos no es muy grande si la comparamos con el tamaño del edificio en sí, puesto que solo cuenta con 1.900 asientos. Toda ella se encuentra decorada a través de tonalidades rojas (como los asientos) y, por supuesto, doradas, dando esa sensación de riqueza.

Interior Ópera Garnier | Pixabay

Otro de los elementos más llamativos son los vestíbulos en los cuales pasaban tiempo los espectadores esperando entre acto y acto. Sin embargo, lo que a muchos les llama la atención es la escalera de mármol blanco que conecta las dos plantas del edificio de manera elegante y sobria.

Depende de las condiciones, la entrada es gratuita o por un máximo de 12 euros, lo que sería la entrada para un público más general. Te recomendamos visitarla en un horario temprano debido a su corto horario y a la cantidad de turistas que se acercará. Es una de las atracciones principales de París que no debes perderte.