Europa

Europa

Valletta Suites, un secreto muy bien guardado

Tres suites en un exclusivo hotel de la capital de Malta

La Valetta aún respira un innegable ambiente barroco que, a pesar de intentar camuflarse entre el ritmo europeo que mueve el día a día de la ciudad, sigue estando a la vista de todos los viajeros que pasan unas horas en la capital. Sin embargo, son ya cientos los jóvenes artistas y arquitectos que han otorgado a la ciudad un carácter contemporáneo, llenándola de las últimas tendencias en decoración. La República de Malta es una isla que esconde muchos tesoros que no aparecen en ninguna guía. No en vano su capital, La Valeta, ha sido declarada Patrimonio de la Humanidad. Sus calles han acogido durante siglos numerosas culturas europeas, pero sus paisajes continúan siendo igual de fascinantes. Por Malta han pasado marineros de todo el mundo y, en parte debido a su ubicación geográfica, se ha convertido en una ciudad de mezclas y fusiones. Cada civilización ha dejado su huella en Malta, de hecho, La Valeta aún conserva un gran número de templos prehistóricos, murallas y otros tesoros arquitectónicos. Aunque, sin duda, uno de sus secretos mejor guardados es la singularidad de sus alojamientos, la mayoría cuidados hasta el más mínimo detalle y decorados con mimo. Es el caso de Valletta Suites. Este exclusivo y pequeño hotel cuenta únicamente con tres suites, ubicadas una encima de la otra y conectadas por una imponente escalera de piedra en forma de caracol. Lucia Nova, Maison La Valletta y Valleta Nobile. Así se llaman y, aunque son radicalmente distintas, guardan algunas semejanzas como la elegancia, la pasión por el arte y una grata debilidad: el gusto por un mobiliario muy exclusivo. Las antigüedades se entremezclan con muebles de diseño kitsch, creando tres verdaderos museos que han sido diseñados para tres tipos de huéspedes. La sonrisa aparece sola y sin previo aviso al contemplar su fachada casi oculta. Y, al entrar en el hotel, te invade una extraña sensación, mezcla de curiosidad y alegría por haber encontrado lo que casi resulta un tesoro perdido. El acierto de este increíble hotel reside en haber encontrado el punto exacto en el que el lujo vuelve a ser como siempre se ha concebido: el privilegio de disfrutar de las cosas bellas. Valletta Suites ha sabido aunar lo mejor del espíritu de siglos pasados con las nuevas influencias que ya ocupan un lugar privilegiado en la isla. Con gran maestría, este singular alojamiento –que los propietarios conciben bajo una filosofía de no-hotel- ha conseguido diseñar tres espacios en los que el pasado y el presente coexisten ofreciendo lo mejor de sí mismos. Maison La Vallette se encuentra entre unas paredes construidas siglos atrás, tiene cocina, un salón y un baño. Es sofisticada y romántica y está decorada de forma clásica, con un cabecero forrado de seda veneciana y numerosos retratos de antepasados desconocidos. Valletta Nobile representa la cultura más barroca de la ciudad y rescata frescos que decoran sus paredes como si de un museo se tratase. Lucia Nova, con sus paredes en relieve, es la más atrevida de todas, perfecta para una escapada sorpresa.

Viajestic | Viajestic
| 13/03/2014

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.