12 tipos de menú que puedes pedir en un vuelo intercontinental

Vegetariano, bajo en grasas, kosher, hindú... la variedad de la bandeja que nos sirvan puede ser todo un descubrimiento culinario.

Hace media hora que el avión despegó y el olor al pan recién calentado en los 'galleys', los espacios en donde los auxiliares de vuelo preparan los carros y la comida que van a servir durante el vuelo, se extiende por toda la cabina. No hace falta ser adivino para entender que en unos minutos tocará la primera de las comidas que servirán durante el vuelo, que según la distancia y los horarios de aterrizaje y despegue pueden llegar a ser incluso tres.

Así, tras pedir la bebida, nos ponen por delante una porción de carne en salsa o un poco de pasta con salsa boloñesa, algo de ensalada y un bocado de postre. Es decir, lo habitual en la oferta gastronómica gratuita de los vuelos intercontinentales, comidas calóricas que distan mucho de lo que nos hubiéramos cocinado en casa o lo que hemos encargado en un restaurante. Sin embargo, hay ocasiones en los que este 'ostracismo gastronómico' responde a la falta de información que tenemos sobre los diferentes menús que las propias aerolíneas ofrecen a sus pasajeros que quieren una alternativa a la bandeja estándar.

Algunas se crearon por motivos religiosos. Otros, por ética alimentaria. Pero sea cual sea la razón, el pasajero no tiene por qué esgrimirla, sino tan solo solicitarlo. Así, algunas de las compañías más importantes cuentan con catálogos de menús que superan con holgura la docena. Hemos recogido las 12 más comunes. En tu próximo vuelo intercontinental, aprovecha para solicitar alguno y hacer 'turismo gastronómico' sin necesidad de moverte del asiento ni desabrocharte el cinturón.

Religiosos. Son los menús adaptados más antiguos y sobre todo los más extendidos. Así, podemos encontrar el Hindú (sin pescado, marisco, carne roja, carne blanca ni huevos; es decir, comida picante sin carne), el Musulmán (sin cerdo ni derivados del alcohol, todas las carnes proceden de animales sacrificados mediante el ritual tradicional) o el Kosher (preparado acorde a las leyes judías, sin cerdo).

No comer carne también se deriva en otros menús: los vegetarianos, que bien pueden ser ovolactovegetariano (sin carne, pescado o marisco; pero sí con lácteos o huevos) o vegano (tampoco lácteos ni miel ni huevos).

Por motivos de salud, es posible solicitar un menú apto para diabéticos (sin azúcares), para celíacos (cereales, salchichas, harinas... están vetados), bajo en calorías (azúcares y grasas minimizados y, también, las proteínas), bajo en grasas (alto contenido en fibra y cero grasas o muy poca), sin lactosa (cero lácteos) o bajo en sal (se usan especias en vez de sal, bicarbonatos y glutamato).

Además, hay que añadir los específicos para niños (para los bebés, se suele recomendar que los padres lleven su comida, es más para pequeños de entre 2 y 12 años, con platos amenos y divertidos) y uno de los preferidos para los que vuelan hacia Asia: el menú local, que es el que se sirve de forma estándar, pero pensando en los gustos de los pasajeros que proceden del país de destino o salida diferente al nuestro. Especialmente se da con los vuelos a India, Tailandia, China, Corea y Japón. Toda una delicia para comenzar una aventura a estos países con buen pie...

Sergio Cabrera | Madrid
| 14/03/2015

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.