Quesos de elaboración tradicional, 100% naturales, artesanos y preparados con leche cruda procedente de vacas alimentadas con hierbas frescas de los valles y montañas suizas, así son los quesos de Suiza y así podrás descubrirlos uno a uno si te apuntas a esta ruta.

Comenzamos por Gruyères, seguro que el nombre te lo dice ya todo, en esta pequeña ciudad podrás saborear el auténtido queso suizo Le Gruyère AOP; está en el cantón de Friburgo y su situación, sobre un cerro desde el que disfrutar de estupendas vistas, la hace si cabe más especial, eso y que se trata de una localidad que ha mantenido su apariencia de ciudad medieval y que conserva además importantes lugares de visita obligada, más allá de sus quesos, como el castillo de St. Germain que es hoy un museo que recorre 8 siglos de historia suiza.

Vista de Gruyeres | Imagen cortesía de Quesos de Suiza

Por supuesto, ya que estamos en una ruta quesera, tendrás que visitar la quesería La Maison du Gruyère: descubrirás el proceso de elaboración de esta variedad de queso y, lo mejor, podrás catarlo en sus dos variedades: el de 5 a 12 meses de maduración y el reserva, con una maduración de al menos 10 meses.

Ponemos rumbo al norte desde Gruyères para dirigirnos a la región del Jura porque es ahí donde descubriremos el queso Tête de Moine AOP, es además un destino excepcional para los amantes de la montaña porque aquí, concretamente en el altiplano de las Franches Montagnes, podrás disfrutar de espectaculares rutas a caballo, a pie o en bicicleta.

Otra visita más que recomendable de esta zona es la resera natural Clos du Doubsm, el paraíso de los amantes de los deportes de aventura.

Paisaje del Jura | Imagen cortesía de Quesos de Suiza

¿Quesería? la Maison de la Tête de Moine, en Bellelay, aquí descubrirás la historia y el magnífico sabor de esta variedad de queso suizo.

Llegamos a la región de Emmental, a unas dos horas de la región del Jura, para descubrir el Emmentaler AOP (el auténtico Emmental suizo); esta zona es también un destino muy apreciado por los amatnes de la naturaleza y la cultura, podrás disfrutar de diferentes rutas temáticas, descubrir granjas con mucho encanto, visitar importantes museos como el Franz Gertsh o el de la Cultura Popular en Kornhaus y, por supuesto, la quesería Emmentaler Shaukäserei; descubrirás cómo se elabora este delicioso queso, los niños disfrutarán del pequeño zoo de la quesería y, por supuesto, podrás degustar el famoso Emmental suizo.

Paisaje Emmental | Imagen cortesía de Quesos de Suiza

Continuamos nuestra ruta dirección noreste y nos acercamos a Applenzellerland, la tierra madre del queso Appenzeller; se trata de una zona de belleza natural incomparable: lagos cristalinos, valles increíbles, pueblos de cuento y un viaje en teleférico, el que te llevará de Wassearauen a Ebenalp, que es la puerta a la región del excursionismo Alpstein y una zona muy apreciada por los amantes del ala delta.

Paisaje Appenzellerland | Imagen cortesía de Quesos de Suiza

Te esperan en la quesería de Stein para desvelarte el proceso de elaboración del queso Appenzeller, el más aromático de Suiza, y podrás, por supuesto, degustarlo después de maravillarte con una bodega qe alberga la friolera de 12.500 ruedas de queso.

La última parada de nuestra ruta está en el Parque Natural Pays-d'Enhaut, en este idílico lugar es donde, solo entre los meses de mayo y octubre y en las zonas más altas de la montaña (a más de 1000 metros de altura), se elabora el queso L'Etivaz AOP, una delicia de producción limitada.

Paisaje. L'Etivaz AOP | Imagen cortesía de Quesos de Suiza

Esta variedad de queso se elabora en pequeñas queserías pero podrás visitar las cavas de maduración de La Maison de L'Etivaz y degustar allí este queso que pasa por ser uno de los más exclusivos, sino el que más, de Suiza.

Naturaleza impresionante y quesos artesanos ¿cómo no apuntarnos a esta maravillosa ruta suiza?.