San Gimignano es un pueblo amurallado y de origen medieval en el corazón de la Toscana, a poco más de media hora en coche de Florencia; ha resistido tan bien el paso del tiempo que ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y es una visita obligada en la Toscana italiana.

Antes de adentrarnos en San Gimignano y perdernos por sus callejuelas, un apunte: la Toscana es zona de vinos y este pueblo concretamente es famoso porque de aquí procede una variedad de las más prestigiosas de la Toscana, los vinos blancos de Vernaccia de San Gimignano, tenlo en cuenta a la hora de regar tu menú italiano del día.

San Gimignano | Pixabay

El Palazzo Comunale es uno de los imperdibles de San Gimignano porque ahí está el salón de Dante, así llamado porque fue visitado por el mismísimo Dante Alighieri; la Torre Grossa es otra visita importante porque es la más alta del pueblo y las vistas desde su zona más elevada son magníficas, eso sí, si tienes problema con las escaleras ten cuidado, el último tramo es muy empinado.

San Gimignano | Pixabay

Antes o después de subir a la torre Grossa tendrás que pasear la Piazza della Cisterna y disfrutar así de las torres desde abajo (aprovecha para disfrutar de un rico helado italiano en cualquiera de las heladerías de la plaza); mientras disfrutáis de vuestro helado podéis pasar de Piazza della Cisterna a la dell Duomo de nuevo (donde está el Palazzo Comunale) porque está justo al lado.

San Gimignano | Pixabay

Decíamos además que estamos en un pueblo amurallado, la muralla también puede pasearse y disfrutar de las bellas vistas de la campiña toscana perladas de viñedos.

Si en tus propósitos post-coronavirus está visitar Italia, no olvides este encantador pueblo a media hora de Florencia y otra media de Sienna.