Su naturaleza salvaje y su poca masificación. Este paraíso natural está compuesto por nueve islas: Santa María, Säo Miguel, Terceira, Graciosa, Säo Jorge, Pico, Faial, Flores y Corvo. Son islas de origen volcánico y muy diferentes entre sí. Son unas verdaderas joyas de la naturaleza en la que el paisaje sigue siendo natural y la mano del hombre no ha causado estragos en su paisaje. Aunque cada vez tiene más visitantes, en Azores siguen apostando por un turismo sostenible alejado de la masificación. En cualquiera de las islas de este archipiélago podremos desconectar y encontrarnos con nosotros mismos.

Vista aérea Biscoitos | Turismo de Azores

Disfrutar de termas y piscinas naturales. Aquí nos encontramos en un verdadero spa natural en el que poder disfrutar de un baño termal a 38º y pasar a refrescarse en las frias aguas del Atlántico. Todo esto en sus famosas caldeiras naturales de agua termal, alguna de las más famosas son Caldeira Velha, Terra Nostra Garden Hotel y Poza de Dona Beija. Una sensación totalmente diferente y estimulante.

Descubrir lagos de cuento de hadas. Las islas tienen origen volcánico y ello ha propiciado la formación de lagos en los antiguos cráteres volcánicos. Existe un lago para cada una de las tonalidades de color verde y azul; un espectáculo de ensueño. Alguno de los lagos más destacados son Lagoa de sete Cidades, Lagoa do Fogo o Lagoa do Negro. Imprescindible una visita para comprobarlo.

Museu do Vinho | Turismo de Azores

Visitar alguna de sus plantaciones de té. No hace falta trasladarse a Sri Lanka, Japón o China para ver plantaciones de té. Siempre pensamos en países lejanos y exóticos y, sin embargo, en Azores se cultiva el té desde hace más de 100 años en la isla de Säo Miguel. Dos de las plantaciones que se pueden visitar son la de Porto Formoso y la de Gorreana; aquí disfrutaremos de una deliciosa taza de té y de un viaje al lejano oriente sin salir del archipiélago.

Avistar más de 25 tipos de ballenas. Azores es uno de los mejores lugares del mundo para contemplar cetáceos. En Azores la pesca de la ballena era tradicional pero a partir de la década de los 80 se prohibió su caza y, hoy en día, se calcula que hay más de 25 especies entre las residentes y las migratorias. El avistamiento de la ballena azul –el animal mayor del mundo- con sus más de 30 metros de largo y 150 toneladas de peso, se puede disfrutar en las islas de Säo Miguel y Santa Maria. Uno de los espectáculos más emocionantes que nos puede regalar la naturaleza.

Observación de cetáceos | Turismo de Azores

Practicar deportes de naturaleza. Los maravillosos paisajes naturales de los que goza el archipiélago y su geografía permiten realizar deportes como el senderismo, el barranquismo, piragüismo, buceo o surf. No en vano, competiciones deportivas como el “Red Bull Cliff Diving” ha elegido estas islas para celebrar sus campeonatos anuales.

Disfrutar de su exquisita gastronomía. La gastronomía portuguesa es famosa en todo el mundo y en Azores podemos disfrutar de la misma junto con comidas típicas del archipiélago. Encontraremos delicioso pulpo, el imprescindible bacalao, percebes y el típico cocido das Furnas -uno de los platos locales más curiosos- que se elabora con el calor que emana de esta tierra volcánica, tras más de siete horas de cocción.

Cozido das Furnas | Turismo de Azores

Con TAP disponemos de 4 vuelos diarios desde España hasta Azores, haciendo una pequeña escala en Lisboa. Si tienes ganas de disfrutar de la naturaleza, de contemplar paisajes únicos, de contemplar en libertad a enormes ballenas azules y de degustar los platos más deliciosos, Azores es tu destino.