AVENTURA EN EL PRECIPICIO

AVENTURA EN EL PRECIPICIO

5 puentes colgantes de listones de madera para amantes del riesgo

Parecen sacados de una película de acción, pero son reales y gracias a ellos podemos obtener vistas increíbles o cruzar ríos caudalosos. Puentes únicos que, a simple vista, parecen frágiles, pero que se mantienen en pie desde hace muchos años.

Seguro que has visto más de una película de acción en la que los protagonistas deben salir huyendo por un puente colgante construido con listones de madera que, la verdad, no te extraña que acaben rompiéndose bajo los pies de los sufridos personajes, o que se mantengan a duras penas mientras terminan en llamas. Aunque sin tanto riesgo mortal, esos puentes existen, y están repartidos por todo el planeta.

Hemos dado una vuelta al globo para seleccionar los cinco que una persona con vértigo jamás atravesaría (aunque habría que pensárselo en el caso de que le persiguiera una tribu de caníbales, una horda de monstruos o un volcán estuviera a punto de explotar). El resultado, una ruta para amantes del riesgo y las alturas que no tienen miedo a nada y que, además, tendrán precaución de no introducir el pie entre listón y listón. Ya lo dicen en Londres: Mind the gap!

Puente colgante en Ai-Petri

1. Ucrania. En las montañas de la región de Ai-Petri se encuentra este puente que cuesta entender para qué fue levantado, si no es para que desarrollemos toda nuestra capacidad de adrenalina, y es que el destino no es otro que un promontorio de roca que, eso sí, permite las mejores vistas de Crimea. Lo más inquietante es la separación de sus tablones, de ahí que se cruce con arnés para evitar caídas al vacío.

Puente en el Karakórum

2. Paquistán. La carretera del Karakórum es la carretera pavimentada internacional que alcanza mayor altitud en el mundo. Conecta China con Pakistán a través de las montañas del Karakórum. Allí precisamente se levanta este puente donde los tablones por los que vamos a tener que cruzar no son, precisamente, homogéneos ni han visto jamás una lijadora. Eso sí, el Hussaini, que es como se llama, sigue siendo el mejor modo de cruzar a pie el lago Borit.

Puente sobre el glaciar de Trift

3. Suiza. Los listones pueden estar colocados en vertical, claro que formando un pasillo uniforme, sin huecos. Es lo que encontramos en el Trift, un puente peatonal suspendido en los Alpes de 170 metros de longitud y a una altura de 100 metros. El puente cruza el lago del mismo nombre y sustituyó en 2009 a uno anterior de 2004. Por cierto, que se levantó en menos de dos meses.

Puente de Kazurabashi

4. Japón. Construido con lianas y maderas, este puente se encuentra en pleno parque natural de Shikoku y permite atravesar uno de sus pintorescos ríos, muy bucólico pero imposible de pasar a pie. No está a demasiada altura, pero tiene los tablones separados de forma irregular, por lo que agarrarse firmemente es casi obligado.

Tsingy de Bemaraha

5. Madagascar. El Tsingy de Bemaraha es un parque nacional situado en la región de Melaky, en Madagascar. Visitarlo permite conocer un espectáculo natural único: el de los pináculos geológicos de Tsingy, pero para conseguir las mejores vistas e incluso acercarse a ellos es necesario atravesar este puente, que parece muy inestable aunque aseguran los lugareños que, con precaución, no hay problema. ¿Te fías?

 

Sergio Cabrera | @sergiossen | Madrid
| 27/10/2015

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.