Los pueblos de montaña nevados son unos de los paisajes más hermosos que se pueden ver en nuestro país. Ponte las botas de nieve, coge la bufanda y unos guantes, y realiza una escapada a alguno de estos lugares que te harán desconectar y disfrutar de esta bonita época del año.

1. Rascafría (Madrid)

Esta localidad se encuentra en el Valle Alto de Lozoya, muy cerquita de la capital, delimitado por dos cadenas montañosas, por lo que suele ser uno de los lugares donde cae la nieve primero. Uno de los atractivos de este lugar es el Monasterio de El Paular, la joya arquitectónica del lugar.

Irati | Pixabay

2. Ochagavía y Selva de Irati (Navarra)

El pueblo de Ochagavía a 764 metros de altitud es uno de los pueblos favoritos del pirineo navarro. Se encuentra muy cerca de la Selva de Irati, uno de los bosques de hayedos más impresionantes y un lugar donde la nieve ha llegado a alcanzar más de un metro y medio de altura.

Baqueira | Wikipedia (Alberto-g-rovi, Creative Commons Atribución-CompartirIgual 4.0 Internacional)

3. Baqueira Beret (Lérida)

Este pueblo se construyó a raíz de la pista de estación de esquí a la que da nombre y es la entrada al conocido Valle de Arán. Cuenta aproximadamente con unos 100 habitantes y es perfecto tanto para esquiar, como para realizar otro tipo de actividades en sus alrededores: visita al Santuario de Montgarri o a los Lagos de Saboredo y Bacivèr.

Valle de Benasque | Wikipedia (Ainhoa De Oliveira, Creative Commons Atribución-CompartirIgual 4.0 Internacional)

4. Benasque (Huesca)

Podemos definirle como un “pueblo con encanto”, ya que se encuentra situado en todo un paraíso paisajístico. Al encontrarse en los Pirineos todo el ambiente es típico de montaña, pero también cuenta con lugares de interés y con mucha historia, como la Iglesia Santa María o el Palacio de los Condes de Ribagorza.

Arties | Wikipedia (paradores, Creative Commons Attribution-Share Alike 4.0 International license)

5. Arties (Lérida)

También en el Valle de Arán y muy cerca de Baqueira Beret, es quizás uno de los pueblos más turísticos de esta zona y no solo por su proximidad a la estación de esquí. Puedes relajarte en sus Aguas Termales (abiertas a partir de abril), visitar la Iglesia de Sant Joan d’Arties, transformada en museo, o hacer senderismo por la Ribera de Valarties, mientras disfrutas de sus paisajes nevados.