América Sur

América Sur

La playa más bonita del mundo está en St. John

Trunk Bay un paraíso para los sentidos en las Islas Vírgenes

Hace casi 50 años Trunk Bay era una playa privada. Un cartel de prohibido el paso marcaba los límites de acceso. El propietario era un conocido estadounidense llamado Laurence S. Rockefeller. Pero la historia de Trunk Bay cambió gracias a su generosidad y hoy podemos disfrutar todos de la playa  más bella del mundo. Trunk Bay fue donada por Rockefeller al Servicio de Parques Nacionales de los Estados Unidos, por lo que ahora es parte del Parque Nacional de las Islas Vírgenes, la playa y los arrecifes de coral en alta mar siguen siendo una de las atracciones más impresionantes y mejor conservados de St John. Seguramente, en parte, gracias a que durante años fue una playa prohíbida para los turistas. Trunk Bay es la playa más hermosa de la isla y podemos decir que la más prístina en todo el Caribe, aguas claras y cristalinas de color azul turquesa, cálidas, y arena  de coral fina y casi transparente. Una playa que atrae a turistas de todo el mundo, por su espectacularidad y sus cuidadas instalaciones que incluyen hamacas y alquileres de equipos de snorkel y duchas. Trunk Bay enamora bajo el sol tropical y una de las actividades más maravillosas que se pueden  practicar en ella es el snorkel. Y hay un motivo. En primer lugar su increíble fondo marino, pero también por el largo sendero submarino que encontramos en sus arrecifes, perfectamente señalizado, y que se convierte en una ruta perfecta, icluso para los principiantes o los que nunca se han atrevido a bucear con gafas y tubo. Aquí lo harás, seguro. Miles de peces de colores y corales en aguas cristalinas son el paraíso de los buceadores, una experiencia única para aventureros inexpertos bajo el agua, y una auténtica maravilla para los profesionales. Las cálidas aguas de la Bahía cuentan con más de 650 metros de senderos subacuáticos marcados con signos que ofrecen información acerca de los corales y de la vida marina de la zona. Y no te preocupes por nada, los equipo de snorkel y de flotación se pueden alquilar en las tiendas de regalos de la playa. Es muy recomendable llevar una cámara fotográfica submarina. El agua limpia y la variedad de colores de la vida marina nos aseguran unas preciosas imágenes de nuestro paso por la Isla. Esto con respecto a la playa y el mar, pero estamos en un Parque Nacional, y también podemos practicar senderismo por estupendas rutas que incluyen antiguas ruinas de plantaciones de azúcar históricas, restos del pasado colonial danés de la Isla. Después de un largo día puedes descansar en los resorts de lujo y disfrutar de un ambiente relajado y romántico. La belleza del Caribe, una estupenda cena al atardecer en uno de los restaurantes de St John o la noche tropical en uno de los locales de ocio nocturno harán el resto. Sin duda, unas vacaciones perfectas en la Isla más tranquila de la tierra.

Viajestic | Viajestic
| 02/03/2015

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.